Nunca se había visto una ola de inseguridad tan marcada en la capital. Cada hora hay 11 denuncias sobre robos, atracos y asesinatos.

Pero más que el número de denuncias, lo que preocupa a ciudadanos, autoridades y expertos en seguridad, es la sevicia y brutalidad con las que los delincuentes están atacando a sus víctimas. “Ya no les basta con atracar o robar, sino que van es matando e hiriendo a las personas antes de robarlas”, dijo una transeúnte víctima de los ladrones.

Un sinnúmero de videos muestra la brutalidad con la que los ladrones atacan a sus víctimas, algo que nunca se había visto en Colombia.

«En Bogotá se está viendo lo que los delincuentes llaman ‘asegurar a la víctima’, es decir, que antes de robarla, hieren a la persona con arma blanca o de fuego para quitarle capacidad de reacción y  de defensa,  y así pueden asegurar el botín y escapar”, aseguró el experto en temas de seguridad Néstor Rosania.

El Gobierno Nacional anunció la llegada de 1.500 policías a la capital, lo que podría ayudar a contrarrestar a los delincuentes, pero preocupa que el sistema de justicia no es contundente y de nada serviría capturar ladrones si los sueltan horas después.

Preocupa aún más que los delincuentes están utilizando armas letales sin piedad para cometer sus fechorías en las calles de Bogotá. Muchos videos muestran que no dudan en desenfundarlas para intimidar, herir o matar a las personas.

Pero la inseguridad en la capital va más allá del hurto o el atraco callejero. El robo a motocicletas y celulares se ha incrementado exageradamente; las mismas autoridades dicen que se roban 338 motos cada mes y seis celulares cada hora.  Sin embargo, lo que más preocupa es la vida e integridad de las personas, ya que no solo pierden sus elementos y dinero, sino que muchas veces salen heridos y hasta asesinados a manos de los delincuentes.

Se espera que, con la llegada de más policías, nuevas estrategias, uso de tecnologías y el fortalecimiento de la investigación criminal, Bogotá le gane la batalla a la delincuencia, o por lo menos reduzca los altos índices de inseguridad que ha mostrado la ciudad en los últimos meses.