Se presentaron afectaciones por inundaciones en los municipios de Pacho y Silvania.


A pesar de que se pronosticó temporada seca hasta mediados de marzo en Cundinamarca, en las últimas semanas se han presentado fuertes lluvias que causaron inundaciones en los municipios de Pacho y Silvania y granizadas en Facatativá, Funza, Madrid y parte de Mosquera.

Según el IDEAM, se debe a la presencia de nubes de vientos fríos, provenientes del sur, con lluvias y fuertes caudales, que están ocasionando daños como la avalancha de Gachetá hace unas semanas.

Según el reporte de la Unidad de Gestión de Riesgo, Cundinamarca está en amenaza moderada por deslizamientos de tierra en áreas inestables en los municipios de La Calera, Nocaima y Lenguazaque. De igual manera, se reportó el daño de una bocatoma del acueducto en Fusagasugá por las fuertes lluvias.

Wilson García, director de la Unidad de Gestión del Riesgo de Cundinamarca, dijo que ya se activaron las alarmas frente a las posibles crecientes súbitas que se puedan presentar en los ríos del departamento por las fuertes lluvias, especialmente en los afluentes del río Calandaima, en el municipio de Anapoima.

Fuente: Caracol.com.co