El colapso del sistema de salud colombiano ha despertado la preocupación de los gobiernos y órganos de control de varios municipios del departamento, quienes durante un encuentro realizado en Soacha, analizaron las implicaciones y el impacto que esta problemática tiene en sus territorios.


16 personeros, 4 alcaldes y diferentes secretarios de salud de varios municipios se reunieron en Soacha con el objetivo de dialogar acerca de los efectos de la crisis de la salud en estas poblaciones, no sólo en cuanto a la prestación del servicio y la cobertura, sino también al control que por parte de los gobiernos municipales hay hacia la administración de la salud, dado el manejo que existe por parte de las EPS y la entidades particulares.

Los alcaldes de Granada y Pasca, Ana Yolanda Arias y Jairo Enrique Arias, y los personeros de Soacha y Sibaté, Henry Sosa y Alfonso González, hablaron de los casos particulares que se presentan en sus respectivos municipios frente al tema de la salud, y los esfuerzos que se están haciendo para tratar de mitigar la problemática, que como sucede en otros lugares del departamento y el país, está afectando a los más pobres.

“La salud es un tema del orden nacional, es el sistema que ha colapsado y que ha puesto a nuestros usuarios y a la ciudadanía en general a padecer las circunstancias de una ley obsoleta que se quedó corta en la atención de las situaciones que hoy debemos asumir como defensores de los derechos humanos. Este es un calvario que se vive en todo el país, se trata de una situación que hace que los usuarios busquen una salida a través de los defensores públicos, a ver si hay una salida al final del túnel. Veo que la situación va a ser muy difícil si no se toman medidas a nivel nacional, si el Ministerio de Salud no genera unas acciones de cambio, el país seguirá abocado a una crisis de enormes proporciones, no queremos saber cuáles serán, pero la situación es delicada. Esperamos que con estas mesas de trabajo, a través de la Procuraduría provincial, tengamos eco en el orden departamental y nacional”, explicó Alfonso González, Personero de Sibaté.

“En Granada no manejamos la salud de manera directa, nosotros trabajamos y funcionamos con un centro de salud que depende directamente del Hospital Mario Gaitán Yanguas, entonces todo lo que llega al municipio es remitido a este hospital, y excepcionalmente al Hospital San Rafael de Fusagasugá. Tenemos dos EPS que son Ecoopsos y Colsubsidio, la mayoría de la población está afiliada a estas dos entidades, sin embargo en su mayoría las personas son remitidas al municipio de Soacha. Nos hemos reunido con las dos EPS y estamos a la espera de mirar cuál va a ser la estrategia, y cómo se va a manejar la atención a esta población. En lo que corresponde a salud pública, se supone que todos los municipios deben estar adelantando el tema de intervenciones colectivas, pero en este momento no ha sido posible contratarlas con Soacha, por lo que lo más cercano que tenemos en ese sentido es Silvania, sin embargo esto hace que se retrasen las metas y los compromisos que como alcaldes hay frente al tema de la salud”, agregó Ana Yolanda Arias, Alcaldesa de Granada.

“Es muy poco lo que podemos hacer frente a una normatividad que debe ser impulsada desde el Congreso de la República, debe haber una voluntad a nivel nacional por parte de los congresistas y los ministros, e incluso la Superintendencia de Salud que hace la vigilancia. Hacemos un llamado a estas entidades para que ellos den un giro y analicen, por ejemplo, la clasificación que se está dando a la población en condición de vulnerabilidad para la afiliación al régimen subsidiado. Vamos a tener una dificultad grande porque las EPS están siendo intervenidas, algunas tienen restricción para afiliar nuevas personas y otras lo hacen sin ninguna autorización para ‘apoderarse’ de esos usuarios”, expresó Jairo Enrique Arias, Alcalde de Pasca.

“Como Vicepresidente de la Federación Nacional de Personeros y representante de la Asociación de Personeros de Cundinamarca, hemos venido realizando junto a la Procuraduría provincial de Fusagasugá, unas reuniones con las provincias Soacha y Sumapaz, a fin de trabajar conjuntamente en el tema de la salud. Somos conscientes de que la salud no es propia en el municipio, sino que depende del Hospital Mario Gaitán Yanguas, al igual que sucede en Fusagasugá y La Mesa. Por tal razón hemos querido unirnos como Ministerio Público, con el objetivo de empezar a reclamar los derechos que le corresponden a la gente, pues el Hospital cuenta con menos de seis camas para atender a la población de Soacha, Sibaté, Granada y municipios como Arbeláez, Pasca, San Fernando y otros, en ese sentido vamos a empezar a hacer seguimiento, en aras de evitar que siga la ‘tutelitis’, porque la salud debe estar a favor de la población y no de los empresarios”, concluyó el Personero de Soacha, Henry Sosa.

La idea es que después de este encuentro se pueda conformar una mesa de trabajo, en la que de manera conjunta e interinstitucional, se pueda abordar la problemática de la salud para hallar soluciones conjuntas a la crisis actual.