Revisando los resultados de los candidatos que acudían al “ser soachuno” bien sea siendo realmente soachunos de nacimiento o por adopción, o habiendo pasador por funcionarios de repuesto como mote de campaña, se encuentra que definitivamente no habrá por un largo tiempo representante de y para Soacha, la pregunta de fondo es ¿Por qué sucede esto?

Me atrevo a lanzar una hipótesis: en Soacha nunca se ha construido un proceso político que consolide y agrupe a los ciudadanos para lograr representaciones fuertes a nivel departamental y Nacional. Hago hincapié en procesos y no en personas o figuras.

Los resultados saltan a la vista
El potencial electoral del municipio: Soacha tiene un potencial lo suficientemente grande como para poder elegir por lo menos 2 representantes a la Cámara en cualquier lista con umbral, es más si la utopía fuera cierta Soacha podría tener su propio partido político, si se miran los resultados de las votaciones en nuestro municipio la suma de todos los votos para Cámara de Representantes fácilmente se puede pasar al partido con mayor votación es decir el Partido de la U. De la misma manera podría tenerse un o dos senador inscrito en cualquier partido con umbral y de pasa arrastrarse a otro.

Pero aun así se puede ver con mayor tristeza como dice el titular de este medio de comunicación, es que podría haberse empujado al menos un representante para Soacha solo con lo tres primeros resultados, veamos: Escrutado el 98.01%, la siguiente es la votación departamental para los candidatos del municipio :

Fernando Ramírez Vásquez 11.460
Juan Miguel Méndez 9.367
Nilson Almanza 5.194
William Porras 1.618
Jesús Ochoa 1.517
Juan Manuel Caicedo 1.314
Dagoberto Rodríguez López 1.273

26.021 votos, suficiente para que Soacha en un partido con umbral tenga un representante, pero sola podría tener un representante ya que por ejemplo el partido Cambio Radical superaron el umbral con tan solo 47.976 votos .
Hoy se puede decir que Soacha no es fortín político para nadie, porque todos los partidos políticos “rasguñan” votos en Soacha, y en las regiones de donde son oriundos los candidatos nacionales y departamentales son fuertes, mientras que en Soacha sus candidatos dejaron der ser fuertes, ejemplo es de ello la votación de Fernando Ramírez, o la candidata apoyada por su hermano Jorge Ramírez.
Más grave aún es la situación del Polo Democrático, que sigue conservando el mismo caudal de votación, realizando las mismas prácticas de los partidos políticos tradicionales, construyó una lista débil, pero adicional las inexistente pedagogía de votación hizo que se perdieran votos valiosos, muchos tarjetones, – y lo digo por lo que vi como jurado de votación – resultaron marcados en los tres logos del PDA existentes en el tarjetón de Cámara, perdida para el Polo. Juan Manuel muestra que tiene un vigencia que probablemente lo puede llevar nuevamente al concejo pero que sería muy dificultosa para la Asamblea departamental, lo que sería probable para Nilson Almanza, más allá de estos cálculos, el PDA se “envejeció biche” manteniendo prácticas gamonales (por ejemplo Jaime Dussán) a la vieja usanza sumado a la falta de pedagogía electoral terminó siendo castigado en las urnas.

Aquí retomo nuevamente el camino de mi hipótesis, desde que existe la elección popular de alcaldes, aunque se ha intentado nunca se ha podido consolidar un proceso político que conduzca a la representación real de Soacha en el Congreso de la República, ¿por qué? Supongo que en primer sitio se encuentra la manera como se ha manejado la política en el municipio, que hoy por hoy y a todas luces no permiten tener una representación. Las administraciones de los últimos 25 años en muchas veces a actuado sin políticas claras o existentes en torno a temas gruesos y necesidades muy sentidas de los habitantes del municipio, es decir resolviendo con paliativos como tejas y ladrillos, obras minúsculas mal planeadas y obedeciendo a un criterio más clientelar, terminaron por debilitar la credibilidad de los viejos liderazgos. Y pues en los nuevos liderazgos se ve con claridad la realización de las mis viejas prácticas.

Lo conducente de esto es la deslegitimación de los liderazgos locales, y la renovación no aparece prístina sino que se hace amarrada a los patrocinadores que antaño hicieron política en el municipio. Esto ha permitido que candidatos de otras regiones utilizando la misma estrategia que siempre se usó rompa a los candidatos locales y termine como decía al principio rasguñando los votos que los candidatos locales necesitan para alcanzar a salir elegidos.
Así el panorama político hacia el futuro se vislumbra claro: Soacha no tendrá representación mientras no exista proyecto político articulado desde la base, mientras se siga amarrando a figurillas y no a procesos locales no vamos a ver representación en el municipio, mientras los patrocinios sigan amarrados a los compromisos y mientras se compren conciencias y no haya opinión en el municipio nada se puede hacer.

Remoquete ¿Por que no se rotan todos los rectores del municipio? ¿Hay rectores “requintados” en sus cargos?

Camilo Monsegny

1.Tomado de www.periodismopúblico.com
2.35797 votos es el umbral calculado sobre el boletín entregado por la Registraduría, el 29
3.Teniendo en cuenta los escrutinios en el boletín 29 de la Registraduría.