Crisis financiera en el Hospital Cardiovascular de Soacha por culpa de las EPS

Según las directivas del Hospital Cardiovascular del Niño, ubicado en el municipio de Soacha, las EPS le deben 148 mil millones de pesos, producto  de atención a pacientes afiliados al sistema de salud. La deuda tiene en desequilibrio financiero a la entidad, incluso están pensando en convertirlo en una fundación.

El eterno problema del Hospital Cardiovascular del Niño de Cundinamarca es la deuda que mantienen las EPS con la institución de salud. Hace cuatro años las Entidades Promotoras de Salud le adeudaban alrededor de 200 mil millones de pesos, cifra que entre 2015 y 2019 fue pagada parcialmente, pero debido a la liquidación de algunas de estas (Saludcoop y Cafesalud, entre otras) parte de la deuda se mantiene y hoy la cifra alcanza los 148 mil millones de pesos.

Dicen las directivas que aunque el Hospital no ha tenido  contrato con estas EPS, sí atendió a sus pacientes remitidos y hoy  Saludcoop les debe 4.092 millones de pesos, y Cafesalud 7.826 millones.

El problema es que el Cardiovascular de Cundinamarca es el único hospital especializado del departamento en temas del corazón y la crisis repercute es en los pacientes.  Por ejemplo aquí se realizan procesos complejos como inserción de válvulas a niños vía catéter, operación de corazones malformados y trasplantes de dos órganos al mismo tiempo.

“A mí hijo lo atendieron en el Cardiovascular  por una herida que le hicieron muy cerca al corazón. Eso fue hace seis meses por atracarlo en San Mateo y la verdad  de no ser por la atención en este hospital, él se había muerto”, dijo Manuel Ignacio Corredor, padre de familia beneficiado.

Lo complicado del caso es que el déficit  sigue y aunque hay un paquete de medidas que busca sanear las deudas históricas del sector salud, el hospital Cardiovascular  está ahogado financieramente y  no ha podido alcanzar un equilibrio económico  por culpa de las EPS.

La situación ha llevado a las directivas del hospital a pensar en un plan B para evitar que la entidad de salud quiebre y se pierdan años de esfuerzo y lucha.  “Hemos pensado incluso en la idea de ser una fundación para que los privados que quieran invertir y apoyar tengan la seguridad de que lo que ponen se usa con la población más vulnerable”, sostuvo el director de la entidad.

Por ahora el Hospital Cardiovascular del Niño de Cundinamarca, ubicado en el sector de San Mateo  Soacha, seguirá funcionando y prestando sus servicios de salud de mediana y alta complejidad, siendo uno de los más especializados del país en cardiología.

cargando...