El canal Río claro ha sido por muchos años la solución parcial a los problemas de saneamiento básico de por lo menos cuatro barrios de la comuna tres de Soacha, debido a que sus habitantes envían las aguas residuales a su cauce. Pero a pesar del esfuerzo de la comunidad, no ha sido posible construir un sistema formal de aguas residuales y alcantarillado debido a la falta de voluntad por parte de la administración municipal.


Pese a la situación del canal, los habitantes de La María han sido insistentes en la administración municipal, exigiendo el debido mantenimiento del mismo para prevenir posibles perjuicios, pero a pesar de la obstinación de la comunidad y las juntas de acción comunal de los barrios involucrados, al afluente nunca se le ha hecho mantenimiento, sólo hasta el año pasado que la comunidad logró el dragado en una parte específica, realizado por la Corporación Autónoma Regional (CAR), sin embargo aseguran que el trabajo que hicieron sobre el caño fue a penas superficial, y que no ofreció una solución notable.

“Con la comunidad llevamos más de cuatro años enviando derechos de petición a la CAR, a la Secretaría de Planeación, Servicios Públicos, Dirección de Medio Ambiente, sin embargo entre todas se tiran la pelota argumentando que no les compete la limpieza; por otro lado también hemos sido insistentes con la situación que persiste sobre el mismo canal, puesto que carreteros has causado una gran afectación tapando su cauce y su ronda con escombros, esto también nos tiene supremamente preocupados”, explicó José Zabala, presidente de la Junta de Acción Comunal de La María.

Como era de esperarse los perjuicios empezaron a brotar, causando afectaciones tanto en las viviendas como en el espacio público del barrio. De acuerdo con los integrantes de la JAC, los aguaceros que han caído en el municipio saturaron el canal y las aguas residuales empezaron a devolverse por los sifones de las casas, al tiempo que también se filtraron por algunas alcantarillas.

Lo que más preocupa a la comunidad de La María es que las aguas residuales que se están devolviendo por sus sifones y sistema de aguas residuales comunitarios, son los desechos de más de cuatro barrios que se ubican en lo alto del afluente y que también se valen del canal para subsanar su situación de saneamiento básico.

“Son más de 400 familias las que se encuentran afectadas por el rebosamiento del canal, solo en nuestro barrio, si bien la María sería uno de los barrios más perjudicados, también se podrían ver perjudicados Olivos cuarto sector, Olivares, ocales, Pablo Sexto, entre otros. Los intereses de la administración municipal también son evidentes, puesto que hicieron una especie de contenedor que protege los potreros con los que limita el canal, entonces para nosotros es mucho más probable que en caso de rebosarse toda el agua del canal se desvíe hacia los barrios”, resalto el líder.

Los residentes aseguran que una pronta solución para el problema estaría en realizar la limpieza y un dragado adecuado del canal, no necesariamente en toda su extensión, sino en la parte más crítica, que es la que afecta su fluidez; según relatan los habitantes, la afectación se concentra a la altura del puente de la cicloruta, puesto que ahí es donde se acumulan los residuos obstaculizando el paso del agua.

Por su parte, José Zabala recuerda el que según relata la comunidad, fue “el engaño por parte de la administración municipal, en el que se prometió un mejoramiento integral de todo el barrio, el cual incluía la limpieza del canal, la reubicación de carreteros, recolección de escombros y construcción de sistemas de acueducto y alcantarillado oficiales, promesa que nos hizo pensar que hallaríamos solución a nuestros problemas; a pesar de eso, ahora nuestra situación está empeorando”, manifestó.

Para concluir, el presidente en representación de la Junta y la comunidad de la María, dijo:

“En este momento la comunidad refiere que si en el transcurso de estos días no hay una solución por parte de la administración, realizaremos una marcha pacífica hasta la alcaldía para exigir a Juan Carlos Nemocón que nos escuche, así mismo esperamos que nuestros derechos sean respetados y que al fin presten atención a nuestra situación”, finalizó.