Mientras unos se guardan en sus casas y otros salen a trabajar, los delincuentes aprovechan la cuarentena para atracar a las personas y robarles sus pertenencias.

Las quejas sobre la difícil situación de inseguridad son frecuentes y se originan en las diferentes comunas de la ciudad, pero hoy las denuncias vienen de los conjuntos que bordean la vía Indumil, ya que la presencia de delincuentes se ha incrementado de forma alarmante y la ciudadanía teme salir a las calles.

Este corredor vial (Indumil), que conecta a las comunas uno y dos, se ha convertido en foco de delincuencia y por ende en un problema para los residentes de la zona,  pues temen bajarse de los buses para llegar a sus respectivos hogares, en especial quienes aún en la cuarentena tienen que trabajar.

“El martes iba saliendo del conjunto hacia mi trabajo cuando me interceptaron unos tipos en una moto y me quitaron mis pertenencias, ya es muy peligroso salir, incluso adentrándose uno a la zona corre peligro;  lo que realmente preocupa es que por ejemplo a mi me toca salir todos los días a trabajar”, comenta Leidy Rojas, residente de los conjuntos de Parque Campestre.

Así mismo, habitantes de otros conjuntos residenciales de la zona de Indumil comentan que la situación cada vez es peor y que llegar o salir de sus hogares hasta sus trabajos se ha convertido en un verdadero calvario, como lo comenta Edgar Guerrero: “Es preocupante que uno tenga que salir a las calles para dirigirse al trabajo y que los delincuentes estén esperando por ahí, especialmente cuando uno se baja de los buses. La otra vez de no ser porque se bajaron más personas conmigo,  me hubieran robado,  pero afortunadamente al ver a varios residentes  los delincuentes se abstuvieron”.  

Los constantes hechos de inseguridad preocupan a los habitantes, pues los frecuentes robos no cesan en el sector y esto hace que quienes en plena cuarentena tengan que salir a trabajar, sientan temor porque los delincuentes los despojan de sus pertenencias, es por esto que la comunidad hace un llamado a las autoridades  para que hagan más presencia en la zona porque la situación  ya se está saliendo de control.   

 “Ese potrero que queda al frente de los conjuntos es el metedero de los ladrones, eso ya lo cogieron para robar y salir corriendo bosque adentro, entonces es necesario que les quiten el escondedero porque es muy peligroso bajarse en la Indumil; como están las cosas ahorita, es más que seguro que a altas horas de la noche lo roben a uno”, añade una residente de los conjuntos de Torrentes.

Finalmente, la comunidad pide acompañamiento de la Policía,  pues se ha tornado muy compleja la convivencia en el sector a raíz de los frecuentes robos y por ello piden que las autoridades actúen para que puedan recuperar la tranquilidad en esta zona del municipio de Soacha.

Por Natalia Soto Parra.