Nueva reglamentación y medidas para las máquinas tragamonedas instaladas en los casinos del país.


Las máquinas tragamonedas son el juego con el mayor número de apuestas al día (9,2 veces en promedio), la tercera modalidad más jugada en la semana (2,2 días) y la segunda actividad de entretenimiento en la que más gastan los colombianos diariamente ($24.355).

Estas cajas coloridas y bulliciosas son las protagonistas en los casinos, un negocio de más de $1,4 billones en el que a partir de 2015 se modificará la forma en que operan dichos dispositivos.

El principal cambio que deben hacer los más de 360 operadores en Colombia es conectar en línea las 79.566 máquinas tragamonedas que Coljuegos proyecta estarán activas a finales de este año. El propósito de la norma es que el organismo estatal obtenga en tiempo real información clave de cada máquina que incluye factores como: cuánto dinero ingresó, cuántos premios pagó y el número de apuestas que se hizo en cada uno de los puntos.

“La información, que va a llegar a un servidor central, es muy importante porque hasta ahora el sector de casinos ha venido reportando los resultados de su operación sobre bases presuntas, como el inventario. Es decir, hablan de ingresos y aportan al sector salud dependiendo del número de máquinas que estén operando, independientemente del dinero que ingrese a ellas. Con la conexión en línea, vamos a profesionalizar el sector, aumentar la formalidad y se mejorarán los estándares de la operación”, explicó la presidenta de Coljuegos, Cristina Arango.

La intención de regular los datos de ingresos de los casinos, y por tanto los recursos que deben transferir a la salud por derechos de explotación, está en discusión desde 2008 y se concretó dos años después con la Ley 1393. Aunque el proyecto de conexión en línea quedó explícito con ese decreto, no es sino en 2012 cuando se retoma el tema, un año después de la creación de Coljuegos.

“El no haber puesto en marcha esta política gubernamental es porque no ha sido un proceso de discusión fácil, establecer las bases técnicas sobre las cuales se va a hacer la conexión. Por otro lado, Colombia tiene diferentes tipos de operadores de casino: algunos son grandes que operan en ciudades grandes, pero también hay grandes que operan en ciudades muy pequeñas. Lograr un equilibrio no era fácil”, dijo Arango.

Para la directora ejecutiva de la Federación de Empresarios de Casinos y Bingos (Fecoljuegos), Rocío Albornoz Gaitán, la conexión en línea es un sistema que da beneficios tanto al Estado como al operador, aunque la ventaja para este último es a un costo muy alto.

“El Estado no ha tenido en cuenta que entre 60% y 70% de las máquinas tragamonedas (MET’s) que existen en el país son modelos anteriores al año 2004 y máquinas repotencializadas, que no cumplen en su totalidad con los estándares de tecnología para su aplicación”, dijo.

Albornoz Gaitán explicó que la inversión adicional que tendría que hacerse considerando solamente el gasto del software de conexión asciende a US$250 (más de $460.000) por máquina, lo que en total sumaría US$17,5 millones ($32.200 millones). Pero la suma es mayor, según insistió la directora ejecutiva de Fecoljuegos, pues se deben incluir otros gastos.

“Si Coljuegos persiste en exigir todos los requerimientos técnicos y tecnológicos tendríamos que reemplazar alrededor de 30.000 máquinas a un costo promedio de US$11.000 ($20,3 millones) cada una. El total de la inversión sería de US$330 millones ($610.000 millones)”, agregó la vocera.

El empresario David Orjuela, gerente de Canele y Lucky Gaming, dijo que la medida tiene una doble realidad. “La medida nos va a permitir saber qué ingresos tenemos por máquina, pero van a tener que salir del mercado 30.000 unidades que datan de hace más de 10 años”, indicó.

Dos nuevos actores

Un estudio de PwC sobre el entretenimiento publicado en 2013, auguró ‘buenos vientos’ para los juegos de azar. Según la firma, las apuestas que se registran en los casinos, y que en 2012 sumaron US$529 millones en facturación (más de $976.000 millones), pasarían a US$601 millones ($1,1 billones) en 2015, una cifra a la que ya se llegó.

De hecho, no es difícil que la suma siga subiendo, pues este año no solo entrará a Bogotá Luckia, una nueva marca de un grupo español, sino que además llegará al país el grupo sudafricano Sun International, que es reconocido en Chile por su operación del casino Monticello. El portal web chileno yogonet.com dice que el grupo tiene visto un terreno en Cartagena, donde invertirán US$30 millones ($55.380 millones) para levantar un casino dentro de un hotel, con 310 máquinas y 16 mesas.

En el caso de Bogotá, Vicca Group está a pocos días de inaugurar oficialmente el primer casino en la capital del país de Luckia. Este nuevo establecimiento, del cual ya se opera uno en Medellín, será uno de los más grandes que haya en la zona T.

Fuente: Larepública.com