La Esmeralda en la comuna seis y la Amistad, Camilo Torres primer sector y Villa Clara en la comuna dos, fueron los barrios que durante el fin de semana recibieron la respectiva resolución de legalización y los planos debidamente firmados y aprobados.


3-48.jpg

La legalización forma parte de las metas trazadas por el actual gobierno en el Plan de Desarrollo ‘Soacha para vivir mejor’, impulsando de esta manera mejores condiciones de vida para los habitantes de estos sectores.

El viernes en la tarde el turno fue para la Esmeralda, barrio ubicado cerca a la urbanización Comfenalco de la comuna seis, mientras que los demás recibieron su cédula de ciudadanía el sábado en dos eventos programados por la oficina de Planeación y el mismo despacho del alcalde.

Las legalizaciones se lograron gracias al esfuerzo conjunto entre la administración municipal y la comunidad y es el punto de partida de una etapa de más progreso, desarrollo, realización de obras como el arreglo de vías, mejoramiento del entorno y todo lo que tiene que ver con la calidad de vida.

“Me siento contento de estarles brindando hoy esta gran satisfacción que representa formalizar la legalización de sus barrios. Sé que ha sido una lucha que ustedes han adelantado durante mucho tiempo, es increíble que barrios tan antiguos como el Camilo Torres no haya tenido una legalización anteriormente y por su puesto el barrio la Amistad que tiene una cantidad de años de existencia, lo cual nos llena de orgullo haber sido el instrumento a través del cual ustedes adquieren hoy esta condición de barrios legalizados. La administración o cualquier otra entidad del Estado pueden hacer inversiones en barrios debidamente legalizados, antes tenían esa prohibición, ustedes como propietarios no podían acceder muchas veces a créditos o programas por no estar legalizado el barrio, entonces son muchas las ventajas que conlleva esta importante decisión administrativa que fue fruto del trabajo de sus Juntas de Acción Comunal, quienes en compañía de los funcionarios de Planeación sacaron adelante el proceso que hoy culmina exitosamente”, sostuvo el alcalde José Ernesto Martínez, al firmar los planos de legalización de los barrios Camilo Torres y la Amistad.

La buena noticia llenó de ánimo a líderes y habitantes de los barrios legalizados, teniendo en cuenta que es una lucha de diez o doce años.

“Me siento feliz porque esta legalización fue una lucha constante, es un nuevo paso que hemos dado, fue uno de los objetivos en el primer periodo de mi Junta, una meta que no se pudo cumplir y por eso me volvieron a reelegir. Entonces prometí que esta vez sí se lograría; a mis compañeros de Junta gracias por el apoyo, no fue fácil anexar la documentación y mucho menos convencer a la gente, es un paso más que hemos dado y los invito a que vayan mirando la elección de los nuevos dignatarios. Agradezco a la arquitecta Ana Delia, gracias; usted convenció a la comunidad y poco a poco hasta que después de casi diez años de espera, hoy lo logramos. A los barrios que no lo han logrado, los invito a luchar, a no desfallecer”, señaló Yamile Mahecha, presidenta de la JAC del primer sector del barrio Camilo Torres.

Otra de las personas que mostró su satisfacción fue el presidente de la JAC del barrio La Amistad, Luis Hernando Cruz, quien apeló a los agradecimientos al alcalde Ernesto Martínez, no solo por la legalización, sino por la ayuda del mandatario en otros aspectos:

“Él además nos dio apoyo para nuestro parque que estaba en unas condiciones lamentables, esta administración es la única que durante diez años se ha preocupado por nuestro barrio, estamos muy agradecidos. Quiero que de una vez entremos a trabajar y le pido al alcalde que en las áreas de sesión del barrio nos ayude para construir el salón cultural que tanto se requiere, o en un lote que tenemos poder adecuar un sitio para la gente adulta”, precisó el líder.

Finalmente, el alcalde anunció a la comunidad presente en la IE General Santander, sede Camilo Torres, que en el lote donde funcionaba el matadero municipal y algunos terrenos vecinos, propiedad del municipio, se construirá un gran parque que incluye un CAI y la nueva sede del Instituto Municipal de Recreación y Deporte.