Pudiéramos decir que las diferentes investigaciones sobre las denuncias de corrupción contra autoridades de tránsito y transporte, los temas disciplinarios en contra de las mismas, en general sirvieron entre otras razones, como argumento propiciador para surgimiento del Registro Único Nacional de Transito – RUNT, por demás vieja aspiración de los entendidos en estas materias.


El RUNT, es un sistema de información nacional que debe permitir registrar y mantener actualizados los registros de automotores, conductores, licencias de tránsito, empresas de transporte público, infractores, accidentes de tránsito, seguros, remolques y semirremolques, maquinaría agrícola y de construcción autopropulsada y de personas naturales o jurídicas que prestan servicio al sector.

Para inscribirse en el RUNT, entre otros procedimientos, el ciudadano debe registrar su huella dactilar y su firma, agotando así un proceso electrónico similar al usado hoy por la Registraduría Nacional del Estado Civil, como requisito para otorgar la cedula de ciudadanía.

La Concesión RUNT S.A. está conformada por un importante grupo de personas y empresas del sector privado, que serán las encargadas de administrar la información personal de millones de colombianos que tenemos que ver con la movilidad y el transporte, información importante cuya centralización, almacenamiento y seguridad quedará en manos de esos particulares.

Como a la fecha son múltiples los inconvenientes que se han presentado con la entrada en vigencia del sistema Runt, afectando las matriculas de vehículos, la expedición de licencias de conducción, entre otros de los registros a cargo del nuevo sistema, esta situación nos obliga como ciudadanos a alertar, para que el aspecto comentado, esto es el de la administración de la información personal de millones de colombianos, incluida su firma y huella, se blinde de tal manera que no sea mañana motivo de otro gran dolor de cabeza, pues es de esperar, que esa información así como se entregó, no caiga en manos ajenas a las autorizadas.

Consideramos prudente esta observación, pues en malas manos esas bases de datos que hoy tienen a cargo los concesionarios particulares del RUNT, con información confidencial que contienen registros muy importantes de todos esos millones de colombianos, podría ser utilizada por la delincuencia para múltiples fraudes y por supuesto con lo que viene ocurriendo hasta ahora con la entrada del RUNT, no puede menos que inquietarnos el desorden de su entrada en vigencia.

Fuente electrónica
http://www.runt.com.co/portel/libreria/php/decide.php?patron=01.