Entre 133 solicitudes de todo el departamento se seleccionaron 58 personas de 37 municipios. En 2015 se entregarán 29 prótesis más.


Gracias a este convenio firmado en 2014 entre el Fondo de Desarrollo de Proyectos de Cundinamarca (Fondecun),la Fundación CEA y la Secretaría de Desarrollo Social departamental, 58 personas (44 hombres y 14 mujeres) de 37 municipios recibieron 60 prótesis que ya fueron instaladas, cambiando de forma radical su vida.

“Beneficiamos a 58 personas, niños, mujeres y adultos mayores de 37 municipios, pero más allá de estos datos, el impacto de este proyecto es que hemos transformado diametralmente la vida de estas personas. Muchos de ellos tenían sus miembros inferiores amputados y hoy pueden caminar y eso significa que se pueden incluir en la comunidad de manera digna, avanzar hacia la consecución de un trabajo, y mejorar la calidad de vida que es el propósito del Plan de Desarrollo Departamental”, afirmó Luis Daniel Santos, secretario de Desarrollo Social de Cundinamarca.

El proyecto tuvo un costo total de $136.400.000, valor que incluyó las prótesis, el traslado de los beneficiarios y un acompañante al municipio antioqueño de La Estrella y el hospedaje y la alimentación. La Gobernación de Cundinamarca aportó $60.000.000 y la Fundación CEA $76.400.000.

Vale mencionar que las personas seleccionadas debieron cumplir con algunas condiciones: encontrarse en condiciones de vulnerabilidad, ser aptas para la protetización y no haber participado directa o indirectamente en actividades de grupos subversivos o al margen de la Ley. Además, se dio prioridad a los niños, las mujeres ylas personas en edad productiva.

Las prótesis instaladas, cuyo valor unitario es de $1.800.000, son del tipo exoesqueléticas, es decir, simulan las condiciones de otra pierna, permitiendo al usuario verse más natural.

Sandra Viviana Pinzón del municipio de Facatativá, una de las beneficiarias se refirió a su experiencia. “Me ha cambiado la vida ciento por ciento pues con la anterior prótesis se me hacían unos quistes y con esta he caminado mejor. Una de las grandes ventajas es que he podido adaptarme al zapato con tacón que, como toda mujer, deseo tener.

Por su parte, José Mauricio Triana de Quebradanegra, afirmó que “esta experiencia ha sido muy bonita porque me ha cambiado la calidad de vida. Antes tenía que movilizarme en muleteas y ahora lo hago por mi mismo. He podido transportarme sin ayuda porque puedo manejar moto y carro, jugar tejo y hasta bailar, después de estar 12 años sin prótesis.”.

A manera de cierre y después de escuchar los testimonios de vida de los usuarios el Gobernador de Cundinamarca Álvaro Cruz concluyó que este proyecto significa para los nuevos usuarios volver a vivir. “Esto les posibilita poder realizar sin restricciones todas las actividades importantes para ellos. Espero que podamos continuar con el proyecto y beneficiar a las 50 personas que no fueron seleccionadas en esta fase. Ojalá lográramos más convenios como este”, afirmó.