¿De dónde saldrán cinco billones para nuevo sistema de salud?

A pesar de los recortes que ha tenido que hacer el gobierno del presidente Juan Manuel Santos dentro de sus planes de gasto durante este año y el cuatrienio, hoy se suman nuevas necesidades por $5 billones anuales con la sanción de la ley estatutaria de salud por parte del primer mandatario.


Este monto, calculado por la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi), es lo que podría costar que el Plan Obligatorio de Salud (POS) ahora incluya nuevos servicios y tratamientos, como indica la norma.

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, dijo que antes el plan se definía con base en un listado de procedimientos y tecnologías, pero ahora se define con base en exclusiones.
Esto significa que procesos con fines cosméticos, que tengan que ser prestados fuera del país, carezcan de seguridad o no estén autorizados serán excluidos del POS y el resto de servicios ahora sí están cobijados.

La ley generará una demanda de nuevos procedimientos que dejará más gastos que según Jaime Arias, presidente de Acemi, serán de mínimo $5 billones anuales, que en el futuro podrían llegar a ser $10 billones.

La pregunta sobre de dónde saldrá este dinero tiene un plazo de dos años para ser resuelta según la ley estatutaria, pero lo que sí está claro es que será el Gobierno es el que tendrá que resolverla.

Frente a esto, el ministro Gaviria resaltó que han visto que esta reforma se puede financiar y habrá que evaluar la definición de tal mecanismo. “La sostenibilidad de los sistemas de salud es un desafío de todos, estábamos pagando muchas cosas y ahora lo que vamos a hacer es ser más equitativos”, dijo el jefe de la cartera de Salud.

Aunque el Ejecutivo aún no revela el monto oficial, ya se habla de $5 billones en recursos que expertos descartan sean cubiertos por un aumento en la tasa de pago de los afiliados al régimen contributivo de 12,5% a 15%.

Roberto Esguerra, exdirector de la Fundación Santa Fe de Bogotá, dijo que la ley crea un marco general de salud, pero no hace reformas estructurales en el funcionamiento.
Otro de los problemas sobre la mesa es la deuda que tienen los organismos prestadores de salud, públicos y privados, con el sistema hospitalario en el país que sobrepasa los $5 billones, y que podría aumentarse si el mecanismo para definir los recursos no es eficaz y suficiente.

De no financiar estrictamente las nuevas demandas la crisis del sistema de salud podría aumentar, teniendo en cuenta que según la Superintendencia de Salud, con datos a septiembre de 2014, en el régimen subsidiado 41% de las EPS no tenían ni margen de solvencia ni patrimonio mínimo; mientras que en el régimen contributivo, 30,5% de los organismos no tienen suficiencia patrimonial para atender debidamente a los afiliados que demanden nuevos servicios.
Sigue la tutela y se erradican las autorizaciones

Uno de los mecanismos que la ley estatutaria de salud dejó con vida es el de la tutela, el cual seguirá siendo una vía para que los pacientes peleen y exijan sus tratamientos. Así mismo, se eliminan las autorizaciones en las EPS por lo que automáticamente se puede acceder a servicios que antes necesitaban más trámites. Sobre la nueva norma que sancionó el presidente Santos en la tarde de ayer, la Mesa Nacional por el Derecho a la Salud dijo que se constituye como una garantía, pero resaltó que en el Plan Nacional de Desarrollo se emprende una contrarreforma a la nueva ley.

Fuente: Paula Medina, larepublica.co