Cundinamarca avanza en el conocimiento, prevención y manejo del riesgo de inundaciones que puedan afectar el territorio, por lo cual presentó el proyecto financiado con recursos de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA) que se desarrollará en la cuenca del río Negro al noroccidente del departamento.


Lina Mora, Jefe de Cooperación Internacional de Cundinamarca, destacó que este proyecto tendrá una duración de tres años. “Son proyectos para la construcción de una paz sostenible, como el tema de la adaptación al cambio climático y gestión del riesgo de desastres, celebramos la participación de entidades del Gobierno Nacional en estas iniciativas en las que es fundamental la capacitación del recurso humano”, puntualizó.

Por su parte Jerónimo Gordillo, Secretario de Gobierno (e) agregó que es esencial avanzar en las medidas y estrategias orientadas a salvaguardar la vida y bienes de los cundinamarqueses, por lo cual, todo lo que se promueva en materia de gestión del riesgo y prevención es un gran paso. “En la Línea de Emergencia 123 se han invertido cerca de 3.000 millones de pesos para su operación, lo que contribuye a garantizar la seguridad de los ciudadanos y dar respuesta oportuna a los diferentes requerimientos”, afirmó.

El líder de la delegación japonesa, Kenjí Morita, puntualizó que el propósito es contribuir al fortalecimiento de las capacidades en gestión del riesgo. “Esperamos fortalecer capacidades para evaluación del riesgo en Colombia con el uso efectivo de los datos e información hidrometeorológica para la predicción de inundaciones. Asimismo, en la cuenca de estudio queremos crear el mapa de riesgo y de amenaza además de proponer un plan de gestión de inundaciones y el mejoramiento de los sistemas de alertas tempranas teniendo en cuenta la experiencia de Japón”, destacó el jefe asesor en Gestión del Riesgo de Inundaciones de la Misión de JICA.

La delegación de Japón está conformada por seis expertos en gestión del riesgo, sistemas de información geográfica (SIG), manejo de inundaciones y políticas públicas de gestión del riesgo, quienes capacitarán a técnicos de Cundinamarca con diferentes herramientas en el manejo de inundaciones y la gestión del riesgo en esta cuenca piloto.

Este proyecto es financiado con recursos de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA) con el apoyo de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), La Corporación Autónoma Regional (CAR) y el la administración cundinamarquesa.