Habitantes del municipio, en su mayoría trabajadores, manifiestan que debido al daño de las estaciones, su traslado diario se ha convertido en una tortura por las complicaciones de movilidad.

Desde el pasado 28 de abril, día en que iniciaron las manifestaciones en el país, y ya próximo a cumplirse dos meses de este levantamiento social que ha sacado a relucir las diferentes problemáticas que enfrentan los colombianos, en su mayoría jóvenes, Soacha ha sido uno de los puntos donde inicialmente se presentaron más enfrentamientos, hechos que han desencadenado otra problemática que afecta a buena parte de la población: la movilidad.

Además de los eternos trancones que han tenido que soportar los soachunos desde que empezaron las manifestaciones, y donde inicialmente se oían expresiones mayoritarias de apoyo al paro nacional, estas han empezado a menguar por los constantes bloqueos y la afectación directa a los habitantes de a pie.   

Después de días y días de bloqueos, trancones y largas caminatas, miles de soachunos ya se empiezan a cansar por la problemática de movilidad que se presenta casi a diario.

Un ejemplo es el de Elena Giménez, quien vive en Ciudad Verde y siempre se ha desplazado en Transmilenio hacia su trabajo en Bogotá, pero debido a los daños que sufrió el sistema de transporte a lo largo del paro, expresa que como usuaria se siente muy afectada, al igual que toda su comunidad.

“Hay días que desde Ciudad Verde somos mares de gente para llegar a la estación de Terreros, luego hacer la fila para tomar un alimentador, que no te imaginas lo que se demora, y luego llegar al Portal Sur. Las filas son interminables, uno debe salir de la casa hora y media antes de lo que lo hacía anterior a todo este caos, y me pregunto ¿Por qué no empiezan a solucionar?, ¿a limpiar?, ¿a arreglar?  Todo lo han dejado igual y uno como comunidad espera que solucionen y que nos presten un buen servicio”.   

Rafael es otro usuario que vive en la zona centro de Soacha, y diariamente utiliza el servicio de Transmilenio para dirigirse a su trabajo en Chapinero. Dice que se ha visto bastante afectado y que quiere hacer un llamado a las personas que participan en el paro para que “cuidemos lo que es de nosotros porque es un bien para todos, y apuesto que la familia de ellos, de las personas que vandalizaron las estaciones, también está siendo afectada”.  

Argumenta que a todos les ha tocado gastar más plata para movilizarse hasta Bogotá, “hemos tenido que salir con muchísimo más tiempo de anticipación, entonces cuidemos lo que es de nosotros, los bienes públicos no tienen por qué pagar los platos rotos.

Si quieren manifestarse, que vayan a la Plaza de Bolívar, que allá es donde están los mandatarios”. Estos daños a todos nos ha implicado más tiempo y más costos, incluso ha habido gente que ha perdido sus trabajos o les han hecho un llamado de atención a causa de las demoras porque las estaciones fueron vandalizadas”, añadió.

De igual manera, Fernando Díaz, otro habitante del municipio que vive en el barrio San Mateo, dice que no usa diariamente Transmilenio, que prefiere usar la bici como medio de transporte. Sin embargo, en días como hoy, cuando debe tomar el servicio para desplazarse hacia lugares muy retirados, se siente afectado por la falta de articulados en el municipio, y expresa que destruir los bienes públicos no es la manera de llamar la atención ni la forma para que la ciudadanía que expone argumentos muy válidos se haga oír, ya que la falta de este servicio afecta de una u otra manera a los mismos soachunos de a pie.

Como ellos son mucha las personas que manifiestan que se han visto afectadas y dicen estar cansadas de que el desplazamiento a trabajar se les haya convertido en una tediosa travesía a la que diariamente se tengan que enfrentar.

Por su parte, la empresa de Transmilenio ya había manifestado desde antes una crisis económica a raíz de la pandemia y con los destrozos realizados a las diferentes estaciones durante las manifestaciones, la situación se ha empeorado más, motivo por el cual no se percibe por ahora un arreglo pronto a las estaciones para las personas vuelvan a desplazarse como lo hacían antes.

Por Sary Tovar