Cuatro años y medio después de haber demolido este puente, sobre la calle 13 de Soacha, sigue la incertidumbre para su construcción.

Promesas, fechas y reuniones han sido las constantes durante este tiempo, pero la realidad es que no hay nada seguro.

La historia de esta novela comenzó en julio de 2016 cuando se dijo que en ese mes se tumbaría el viejo paso; también se anunció que siete meses después estaría terminado. Luego, en marzo de 2017, la alcaldía aseguró que el 17 de abril siguiente comenzaría la obra y tampoco cumplió; posteriormente, en noviembre del mismo año se argumentó que “Puente Micos estaba esperando la resolución definitiva de la CAR” para comenzar los trabajos.

Pasaron los años 2018 y 2019, llegó una nueva administración y con ella la esperanza para los residentes de varios barrios y conjuntos que se han visto perjudicados por la dilatación de la obra.

Si quiere recordar: Tres años sin el tradicional Puente Micos en Soacha

El 7 de septiembre pasado, cuando el alcalde Juan Carlos Saldarriaga anunció, por fin, el inicio de obras, la esperanza invadió a toda la comunidad. “Dios, por fin, después de 4 años esta es una excelente noticia porque todos necesitamos este puente, es que la verdad estamos incomunicados”, dijo en ese entonces Marlen Silva, residente de Tejares.

Pero la dicha no duró tanto porque han pasado cuatro meses desde el anuncio del inicio de obra y las cosas siguen confusas. Recientemente el alcalde Saldarriaga dijo que ahora la dificultad es la compra de predios.

“Vamos avanzando con una dificultad, la compra de inmuebles; el puente en una sola calzada tiene que entrar a una de las 6 propiedades que tenemos, pero estamos en el tema de los avalúos y ofertas de compra, además ya contamos con los estudios y diseños de la segunda calzada, con lo cual haríamos un puente de doble calzada”, sostuvo.

Lo cierto es que la actual administración proyectó la entrega de Puente Micos para el mes de septiembre próximo, pero como van las cosas, se termina el año y esta obra seguirá siendo una ilusión para los miles de residentes de la zona occidental de la ciudad.