Debate a la ANI y Vía 40 Express por inconsistencias en las obras de la vía Bogotá-Girardot

Dos representantes a la Cámara promovieron el debate a la ANI y Vía 40 Express por “la improvisación, falta de planeación y pocos resultados de la Concesión”.

*Alianza Informativa Periodismo PúblicoNoticias Día a Día

El debate a los responsables de la autopista Bogotá-Girardot fue promovido por los representantes a la Cámara, Roberto Salazar (Cundinamarca), y José Alejandro Martínez Sánchez (Tolima).

El día del debate será definido esta semana, de acuerdo a lo planteado por los congresistas, siguiendo el interés de conocer el cumplimiento del respectivo contrato con Vía 40 Express.

“Presentamos ante la plenaria de la Cámara de Representantes la proposición de debate de control político a la Agencia de Infraestructura”, indicó el congresista Alejando Martínez. Se trata de mirar en profundidad las ejecutorias y acciones de la concesión Vía 40 (Bogotá – Girardot), dice. Insiste en que es “un corredor (…) gravemente afectado por la improvisación, la falta de planeación y los pocos resultados de esta concesión”.

La apuesta de los congresistas es que “el país conozca el desarrollo y la situación actual de la ejecución del contrato de concesión bajo el esquema de Alianza Público Privada (APP)”.

Entre tanto, el representante por Cundinamarca, Julio Roberto Salazar, manifestó que “no estamos en contra del desarrollo, ni más faltaba. Por el contrario; impulsaremos cada iniciativa que vaya dirigida a mejorar las condiciones de movilidad de los colombianos”, sostuvo.

Pero en lo que sí reiteró es en que defenderá los intereses de población.  “Lo que sí no podemos aceptar son las injusticias que se están cometiendo con las comunidades que están asentadas allí en ese corredor vial. Los usuarios están recibiendo un trato injusto por cuenta de este concesionario”.

Los usuarios

El debate será adelantado con la participación de usuarios, empresarios, comerciantes y habitantes afectados, quienes fueron invitados a tomar parte del debate.

Para los usuarios, la mala planeación en los trabajos y los errores se ven reflejados en la accidentalidad, algunos de ellos con víctimas fatales. También en permanentes dificultades en el tránsito y daños a los comerciantes ubicados a lo largo de la doble calzada.

En abril pasado y a instancias de la Gobernación de Cundinamarca, la ANI y Vía 40 suscribieron compromisos para eliminar las afectaciones. También acordaron desarrollar obras adicionales dentro del propósito de garantizar la seguridad de peatones y usuarios de la autopista.

Entre otras cosas, se comprometieron a construir puentes peatonales, ciclorrutas, retornos, bahías de parqueo e intercambiadores. Todo con el propósito de mitigar las afectaciones de las obras.

La accidentalidad

Los frecuentes percances, algunos de ellos fatales, que compromete a vehículos en circulación sobre la Autopista Bogotá – Fusagasugá – Girardot, mantienen en tensión a las comunidades.

La cantidad de accidentes hizo que los municipios y transportadores alzaran la voz para reclamar medidas preventivas a fin de detener esa clase de sucesos.

Buena parte de los choques ocurren en zonas donde Vía 40 Express ejecuta trabajos de construcción del tercer carril, asunto que hace pensar sobre falencias en las medidas preventivas.

Los problemas en el tránsito igualmente resultan “intolerables” para los viajeros. El desplazamiento entre el sur de Cundinamarca y Bogotá se ha convertido en “tortura” diaria. Varias son las denuncias conocidas sobre el particular.  

Incumplimientos de la Vía 40 Express

Los inversionistas se muestran inconformes frente a las dificultades que les ofrecen los trabajos a lo largo de la autopista. Según comentan, Vía 40 Express se comprometió a desarrollar las obras previa alerta a los comerciantes, asunto que no están cumpliendo. Eso dicen los afectados.

Hace un par de semanas la Concesión y el sector productivo en Chinauta pactaron una agenda con la cual buscaban mitigar los efectos de los trabajos.

Entonces indicaron que avisarían con tiempo sobre las intervenciones y que éstas serían ejecutadas en “muy corto tiempo”. Parece ser que el compromiso no está siendo cumplido. Todo indica, según las denuncias, que las brigadas de operarios llegan sin previo aviso, interrumpen el paso hacia zonas comerciales, ocasionando serios problemas económicos a los empresarios.

Los inconvenientes hoy son múltiples y las consecuencias hacia el sector privado son impredecibles. Todos estos aspectos serán puestos en conocimiento del Congreso dentro del debate anunciado por los representantes Julio Roberto Salazar y José Alejandro Martínez Sánchez.

Fuente: ASCMedios

cargando...