Delincuencia, sexo, hurtos, droga, extorsión y hasta brujería en el cementerio de Soacha

Una grave denuncia hizo la comunidad del barrio Eugenio Díaz y sectores aledaños al cementerio de Soacha por la cantidad de actos delincuenciales y de brujería que se vienen presentando.

Asegura la comunidad que ya ni los fieles difuntos se salvan de los delincuentes porque desde meses atrás se ha venido presentando una serie de robos el interior del cementerio de Soacha. “Se roban las rejas de los mausoleos, las flores que uno les deja a los seres queridos, las canecas de basura y han dañado las escaleras”, denuncio un habitante del sector.

Pero las denuncias van más allá de los robos. “Hay parejas que utilizan este sitio para tener relaciones sexuales, vender droga y extorsionar a los visitantes porque muchas veces uno va entrar y debe darles dinero para que no haya problema. Algunos se drogan adentro y luego roban a las personas”, relató otro residente de la zona.

Algunas personas incluso aseguraron que dentro del cementerio de Soacha se están haciendo rituales de brujería. “Se roban imágenes y destapan tumbas para hacer sus ritos”, añadió.

La comunidad pidió a la Alcaldía de Soacha, a la Secretaría de Gobierno y a la Policía Metropolitana que tome cartas en el asunto para evitar que este sitio siga siendo blanco de la delincuencia y que los familiares de los muertos puedan ingresar sin el temor de ser atracados.  

“Es que hasta las bicicletas que uno lleva se las roban, no es posible que ya no se puede ir con tranquilidad a visitar a un ser querido por temor a que en cualquier momento lo despojen de sus pertenencias, y si uno pone resistencia corre el riesgo de salir lesionado, esperamos que las autoridades municipales y la policía se pongan las pilas con este tema”, puntualizó uno de los denunciantes.

cargando...