Crítico es el estado de salud del uniformado Elder Ardila Velásquez, quien recibió un disparo en medio de una requisa en Bogotá.

De acuerdo a la misma policía, el cuadrante fue alertado sobre dos personas que rondaban las calles del barrio Guacamayas. Al lugar llegó una patrulla y los uniformados les solicitaron una requisa, pero uno de los sujetos sacó un arma y empezó a disparar sin mediar palabra.

Según el coronel Wilford Méndez, oficial de inspección la MeBog, el patrullero de 33 años recibió un impacto de bala en medio del procedimiento de requisa en el barrio Guacamayas, al sur de la capital.

“En el procedimiento de registro a persona resulta gravemente herido un policía luego de recibir un disparo en su humanidad; el uniformado fue trasladado al hospital Santa Clara donde recibe atención médica con pronóstico reservado”, dijo el oficial.

Tan pronto llegó el uniformado al hospital Santa Clara, ingresó a cirugía por la gravedad de la lesión, y actualmente se encuentra en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de ese centro asistencial con pronóstico reservado.

Por el hecho hay una persona capturada y ya se entregó a las autoridades judiciales para que, con los elementos probatorios, sea enviada a la cárcel.  

Foto: Pulzo