Delincuentes extorsionan a comerciantes de Soacha desde cárceles del país

Amenazas de muerte, intimidaciones y exigencias económicas a cambio de no atentar contra los comerciantes y sus familias, son las estrategias que utilizan los delincuentes que se hacen  pasar por exmiembros de las Farc y de grupos al margen de la ley.

Un reciente caso lo conoció el Gaula contra un comerciante de Soacha, pero según las autoridades no es el único.

Lo que hacen los delincuentes es llamar a los comerciantes desde distintas cárceles del país y vía telefónica   amenazarlos  e intimidarlos para que accedan a sus peticiones, como le ocurrió a *José, propietario de  un establecimiento en Soacha y a quien le exigen varias cajas de munición o dinero para comprarlas.

La siguiente  es parte de la  conversación interceptada por las autoridades:

Extorsionista: Necesito una colaboración de 60 cajas de munición calibre 9 milímetros para pistola especial automática.

Víctima: Señor, yo no sé dónde conseguir eso porque  es muy difícil.

Extorsionista: Dígame con cuántas cajas nos colabora, cada caja vale 220 mil, y si no las puede conseguir, nos las cancela.

Víctima: Pero le repito que eso no es fácil, además no tengo dinero…

 Extorsionista: Lo que yo no quiero es de pronto convertirle el establecimiento en cenizas o directamente replicarle  una 9 milímetros a cualquiera de su núcleo familiar y ponerlo a invertir a usted en un cajón, que le va a valer entre 3.500.000 o 4 millones en cualquier funeraria y le va a salir más costoso y más doloroso.

El comerciante víctima de la llamada dijo que quien lo llamó se identificó como un excomandante de las FARC y que ante la negativa de acceder a las peticiones, las amenazas aumentaron  e insistentemente le dijo que  iba a  secuestrar a su familia, que los va matar y  que le va lanzar una granada al  negocio.

 Y así prosiguió el extorsionista: Con usted nos va a tocar ir y echarle guante a cualquiera de su núcleo familiar a ver si de pronto cuando yo le tenga a su papá o a su mamá, por aquí amarrados con una cadena de 3 x 3 en la nuca, también me va a decir lo mismo.

El Gaula le ha venido haciendo seguimiento a este y otros casos en contra de comerciantes de Soacha y aseguró que las llamadas se hacen desde distintas cárceles del país. Sin embargo en el caso específico de *José, la comunicación se originó en un centro penitenciario del departamento del Cesar.

Las autoridades invitaron a los comerciantes del municipio a no dejarse intimidar  y ante cualquier amenaza de  extorsión, dar inmediato aviso y denunciar en la línea 165.

Según el mismo Gaula, le siguen la pista a varios casos en donde los delincuentes tienen intimidados a los comerciantes del municipio de Soacha.

*Nombre cambiado

Foto: No corresponde al hecho – Apoyo: Noticias Caracol

cargando...