Falta de señalización, ausencia de paleteros y la no disposición de polisombra son las principales denuncias de los ciudadanos frente a las obras de mejoramiento de la malla vial que el municipio adelanta, especialmente en la zona céntrica de la ciudad. El principal vacío se detectó en la carrera sexta con Diagonal 9 (antigua vía 3M).


A diario son cientos de personas las que deben atravesar la diagonal 9 en sentido norte-sur y viceversa. Todas arriesgan su integridad en medio de la cantidad de vehículos que transitan en los dos sentidos por la calzada sur-occidental de la vía 3M. No hay señalización para el paso peatonal ni mucho menos una persona que oriente a los transeúntes y que ayude a los ancianos a atravesar la peligrosa calle.

“Llevo cinco minutos y no he podido pasar, como están arreglando la vía sólo habilitaron un carril para ambos sentidos pero no tuvieron en cuenta que pasan y pasan volquetas y para nosotros es muy peligroso porque no tenemos la misma habilidad que cuando jóvenes, deberían poner una persona a que regule el tráfico”, dijo Omar Pinzón, habitante de Quintas de la Laguna.

“A mí me toca pasar todos los días con mis tres niños en la mañana y en la tarde, y la verdad hay veces me toca cruzar en medio de los carros. Reconozco que es un peligro para mis hijos y para mí, pero es que pasa mucho carro y he durado hasta cinco minutos y a uno no le dan vía, creo que está mal planeado el cruce”, aseguró Libia Sánchez, residente en la comuna dos.

Pero la falta de paleteros no es la única inconsistencia en esta obra que se adelanta en el centro de la ciudad. Los senderos peatonales no están señalizados, no cumplen las especificaciones de ley, ni mucho menos están adecuados para los peatones con Movilidad Reducida, es decir, para aquellos que requieran ayuda permanente o eventual debido a una deficiencia en su función cognitiva, mental, sensorial o motora. “Si se les dificulta a quienes cuentan con todos sus sentidos, imagínese el problema para nosotros, en mi caso que ando en silla de ruedas es mucho más complejo. En dos ocasiones me he visto atropellado en este sitio, pero como si fuera poco, al pasar me encuentro con un paso peatonal que no me permite transitar porque no se adecuó para personas con discapacidad”, sostuvo Abraham Castro, habitante de la comuna dos.

Otra inconsistencia es la ausencia de Polisombra. El costado sur-oriental del tramo comprendido entre la Diagonal 9 y el río Soacha, por la Cra 6, se encuentra sin este elemento de seguridad, violando así la norma y exponiendo a los peatones a un eventual accidente, más cuando en el área hay excavación profunda y esta tampoco cuenta con señales de advertencia.

“No entiendo qué es lo que le pasa al contratista, poner polisombra es un requisito y mire como nos toca pasar. Hay excavación de más de un metro y apenas colocaron una cinta. Eso es una irresponsabilidad de todos, incluyendo a la alcaldía que no es capaz de verificar”, dijo Rubiela Muñoz, transeúnte del lugar.

En el sitio donde comienza la obra (Diagonal 9 con 4C), la señalización tampoco es la apropiada. Los vehículos que vienen de la Autopista se encuentran con dos carriles, pero los conductores que no conocen la zona fácilmente pueden coger por el que está en obra, porque no se cerró totalmente y el aviso es muy pequeño, tampoco hay señalización nocturna para evitar accidentes.

Y lo anterior es sólo una muestra de las inconsistencias que muestran las obras de reparcheo y mejoramiento de la malla vial en la ciudad. Nadie critica el plan de recuperación de las vías, lo que la comunidad denuncia con toda la razón es la irresponsabilidad de los contratistas y la permisividad del municipio al permitir que los trabajos avancen en medio de las irregularidades denunciadas.