Un delincuente marcaba a los clientes que retiraban dinero, luego llamaba a sus cómplices y estos lo seguían en motocicletas hasta perpetrar el robo con armas de fuego.  

Un hurto por 11 millones de pesos perpetrado en el mes de octubre de 2020, en la localidad de Kennedy, fue uno de los casos documentados en la investigación en contra de la estructura delincuencial identificada como ‘Los Frío’.

De acuerdo con la información recolectada, los integrantes de esta organización se reunían con anterioridad a planear sus acciones delincuenciales, al mando de alias ‘El Monstruo’ y quien dentro de los centros comerciales o alrededores de zonas bancarias cumpliría la función de marcar a las víctimas. Este hombre se comunicaba con sus cómplices mediante teléfonos celulares, en los que se utilizarían tarjetas de memoria (SIM CARD) que posteriormente serían destruidas.

Así habría quedado evidenciado dentro del proceso investigativo, en el que también se analizaron 10 denuncias instauradas y 100 horas de videos de cámaras de seguridad recolectados, en los que habría quedado evidenciado el modus operandi que consistiría en seguir a las víctimas en motos de alto cilindraje y en un determinado punto, mediante el uso de armas de fuego, despojarlos del dinero retirado. Las zonas de injerencia de esta estructura se focalizarían en las localidades de Barrios Unidos, Kennedy, Fontibón y Puente Aranda.

Incluso, en algunos hechos se observa como una vez ejecutada la acción delincuencial, abandonaban la moto y continuaban la huida en taxis, los cuales según se habría documentado, eran conducidos por dos hermanos.

Con este material probatorio, los investigadores realizaron siete diligencias de allanamiento y la captura de tres personas, además de la imputación a otros dos integrantes de la banda, quienes en hechos anteriores fueron capturados por la Policía.

Asimismo, dentro de las acciones judiciales se incautaron dos celulares con los que se presume coordinaron los hurtos, además de uno de los taxis que habría quedado identificado en los videos recolectados.

Dentro de las audiencias establecidas en marco del debido proceso, un juez ordenó detención domiciliaria a dos de los denominados integrantes, teniendo en cuenta que uno de ellos presenta una compleja situación de salud, al tiempo que determinó que en el mes de septiembre se realizarán las imputaciones a las personas que fueron capturadas previamente y que aparecen vinculadas a este proceso.

Con estas capturas e imputaciones por los delitos de hurto agravado y calificado y concierto para delinquir se esclarecieron alrededor de 10 casos de hurto a usuarios del sistema financiero que ascienden a un promedio de 350 millones de pesos.