El fiscal paraguayo, Marcelo Pecci, disfrutaba de su último día de luna de miel en Barú, a bordo una moto acuática, cuando dos hombres en una lancha lo atacaron a tiros.

El asesinato ocurrió la mañana de este martes en las playas de Barú, en Cartagena, cuando los delincuentes le dispararon en varias oportunidades; en el hecho resultó herido un guarda de seguridad de un hotel que intentó detener a los sicarios.

Pecci era fiscal antidrogas y crimen organizado en Paraguay, y estaba al frente de importantes casos de lavado de activos y tráfico de drogas. Había llegado hace cuatro días a Cartagena junto a la periodista Claudia Aguilera, su esposa.

Marcelo Pecci, de 45 años, era fiscal especializado contra el crimen organizado, narcotráfico, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

Según la prensa paraguaya, Pecci participaba por el Ministerio Público en el operativo ‘Ultranza’, dirigido contra el lavado de dinero y el narcotráfico; además investigaba el atentado en un concierto en el que murieron en enero pasado dos personas, entre ellas la modelo e ‘influencer’ Cristina ‘Vita’ Aranda.

El presidente de Paraguay, Mario Abdo, confirmó la noticia y por medio de su cuenta de Twitter calificó como ‘cobarde’ el asesinato del funcionario.

“El cobarde asesinato del fiscal Marcelo Pecci en Colombia enluta a toda la Nación paraguaya. Condenamos en los términos más enérgicos este trágico hecho y redoblamos nuestro compromiso de lucha contra el crimen organizado. Nuestras sinceras condolencias a sus familiares”, escribió en la red social.

Por su parte, y una vez se supo del asesinato del fiscal paraguayo, el director de la Policía de Colombia, general Jorge Luis Vargas, ordenó el traslado a Cartagena de un equipo de homicidios de la Dijin, conformado por cinco funcionarios, y dijo que para esclarecer el caso y capturar a los responsables, se trabajará en unión con autoridades de Estados Unidos y Paraguay.

Foto: zona cero