¿Desidia, abandono, incapacidad o mala suerte?

Los casos que vamos a comentar, son el fiel reflejo de lo que representa el monto del transporte para el Municipio de Soacha y la “inteligencia” de algunos funcionarios que consideran que lo saben todo, pero todo, todo. Veamos:


Es bien sabido que en Soacha, desde hace algún tiempo, el servicio del transporte lo presta Transmilenio que es el mismo de la capital colombiana y que sería tan de primera clase como el bogotano, si se cumplieran al pie de la letra las mismas disposiciones que lo regulan allí, incluyendo, naturalmente, la presencia de los buses alimentadores cuyo valor se incluye en el pasaje, porque en Soacha no hay alimentadores, pero no se descuenta tal valor. Es decir, se cobra por un servicio que jamás se presta y que se debe cumplir para poder hacerlo.

Pretendiendo establecer la razón de esta anormalidad, buscamos en la página Web de la Empresa y encontramos: “ALIMENTADORES: Los vehículos alimentadores y son similares en su diseño a los articulados, la gran mayoría con tres puertas, aunque de de menor tamaño y un tablero electrónico que indica la ruta y el destino. Su color es verde con el nombre de Transmilenio en amarillo carente de articulación y son del tamaño de un bus normal. Tienen una capacidad máxima de 90 personas, 35 de ellas sentadas. Estos vehículos son marca Mercedes Benz Chevrolet, Volkswagen, Volvo Thomas Bellh y Blue Bird.

Inicialmente existían alimentadores de dos tipos, el alimentador común clásico y buses Chevrolet LT500 y Kodiak carrozados por JGB, Blue Bird adecuados para suplir la falta de nuevos buses. Actualmente para cumplir demanda, está siendo renovada toda la flota de buses alimentadores, en especial la del Portal de Usme, donde los buses no tenían el servicio para los discapacitados y la del Portal del Tunal, donde están operando buses alimentadores en forma provisional”. Por qué entonces no se hace lo mismo con Soacha? Por qué se paga una suma adicional sin que se preste el servicio de “Alimentadores como se señala en la página Web de la Empresa de servicio urbano? Por qué esa discriminación? Por qué es más importante para el servicio urbano, Usme que Soacha, y paga más por el transporte nuestro municipio que la mencionada localidad de Bogotá?

Sobre este particular, por conducto de su director, dijo lo siguiente este periódico y respaldamos su contenido del 10 de julio último:

“……….Uno de esos grandes problemas que afronta la comunidad de Soacha es el tema de movilidad, concretamente el desplazamiento para llegar a la estación-portal de San Mateo, teniendo en cuenta que las autoridades de turno recibieron sin problemas un servicio incompleto, ya que Transmilenio está conformado por buses articulados y alimentadores………el mayor error de las autoridades locales y de los mismos usuarios fue permitir que el servicio comenzara a prestarse sin la puesta en marcha de una flota de alimentadores que transportara a los pasajeros desde sus casas y barrios hasta la Estación de San Mateo la cual ha servido de Portal.

“Lo que no se entendió en su momento es que al pagar el pasaje completo, igual que en Bogotá, se tiene el derecho de abordar y transportarse tanto en los articulados como en los alimentadores, pero el afán del alcalde de turno lo encegueció y sin problema alguno aceptó el servicio sin su mayor complemento”.

Hay que admitir y hacer nuestro lo que dice el Director de este periódico, al señalar su Editorial que “El servicio de alimentadores no es un favor de Transmilenio, es una obligación de la empresa teniendo en cuenta que diariamente le cobra el pasaje completo a más de cien mil usuarios. Así que a exigir unidos para que no nos traten como débiles.”

Además, como quedó consignado atrás, la Empresa de Transporte se ha apoderado de las sumas que corresponden por cada pasaje, por no llevar al usuario desde el paradero más cercano a su casa, a la parada de San Mateo, ya que no dispone de alimentadores como es bien sabido, estando obligada a ello, como se deduce de lo dicho atrás.

Recordemos aquí que en una de las últimas visitas del Gobernador de Cundinamarca, según este mismo periódico, manifestó al alcalde lo siguiente: “Vengo a entregarle profe Eleázar, nueve cajas que contienen todos los estudios a nivel de detalle de las fases dos y tres de Transmilenio, cuatro mil millones de pesos que costaron estos estudios y diseños que tienen todas las condiciones para que una vez encontremos el cierre financiero, podamos lograr la construcción de esta importante obra para la ciudad de Soacha”. Agrega, además este periódico, que un aspecto importante es que el Gobernador financiará un 5% más del total de las fases, ya que el aporte ahora será del 15% y no del 10% como se dijo inicialmente”. De todos modos, amanecerá y veremos, como dice el adagio popular, y se deja a un lado la injusticia que Transmilenio viene llevando a cabo con el cobro de un servicio que no cumple.

De otra parte, se supo que la Procuraduría General de la Nación confirmó la destitución e inhabilidad general por 10 años a la excontralora María Evelia Cubillos por incurrir en conflicto de intereses en el desarrollo de sus funciones, porque celebró contratos de prestación de servicios profesionales así:

  • 1.- Actualizar el manual de contratación y socializarlo con los funcionarios de la Contraloría.
  • 2.- Capacitación a funcionarios municipales a quienes les realizaban auditoría, y
  • 3.- Realizar un estudio técnico de la Contraloría Municipal.

Todo esto contratado con MASTER GROP S. A., de la cual era socio y representante legal suplente PEDRO ANTONIO ORTIZ MALAGON, esposo de la entonces Contralora Municipal MARIA EVELIA CUBILLOS, quien no se declaró impedida para ello, “cuando todo servidor público deberá declararse impedido para actuar en un asunto cuando tenga interés particular y directo en su regulación, gestión, control o decisión, o lo que tuviere su cónyuge, compañero o compañera permanente, o alguno de sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero civil, o ser socio o socios de hecho o derecho…..”

No le sirvió a la excontralora la jugadita empleada al entregar a la Contralora Auxiliar la celebración de la contratación que se propusieron sus parientes, porque se la llevó el Mandingas, que en estos casos, alguna vez aparece para desgracia de quienes se las dan de “vivos” cuando hace rato están “muertos”.

Joseignaciogalarza@yahoo.es