Mañana 20 de febrero, un grupo de desmovilizados, capacitados como promotores ambientales, realizarán su primer trabajo de campo en la localidad de Rafael Uribe Uribe, en la jornada de recuperación ambiental de la alameda de La Paz.


En el marco del convenio suscrito entre la Alcaldía local Rafael Uribe Uribe y la Alta Consejería para la Reintegración, con el acompañamiento de la Secretaria Distrital de Gobierno, se están capacitando 115 hombres y mujeres excombatientes, residentes en esta localidad acerca de temas ambientales.

Recolección de basuras, limpieza de pastizales, además de la adecuación de fachadas para la construcción de murales, serán las actividades que llevarán a la práctica de los conocimientos adquiridos durante las 60 horas de capacitación que recibieron con anterioridad.

Después de entregar la dotación de vestuario adecuado para la actividad, el pasado 11 de febrero, se continuará con la siguiente fase del proceso, la intervención integral de territorios priorizados, con el fin de cambiarle la cara a este lugar, percibido por sus habitantes como un espacio de inseguridad.

Por otro lado, el propósito de formar a los excombatientes como promotores ambientales, es que a través de un trabajo de recuperación ambiental se pueda generar trabajo comunitario, donde se disminuyan los niveles de estigmatización a esta población, avanzando en el proceso de reintegración, con un enfoque de construcción de paz y convivencia en la localidad a la que pertenecen.

Con miras a generar procesos comunitarios sostenibles, las instituciones que integran el convenio están realizando aportes significativos como el apoyo económico de $200.000 como pago a los trabajos realizados, dotación apropiada para la ejecución de los trabajos de campo, además del acompañamiento en la ejecución del mismo por parte del Programa de Atención al Proceso de Desmovilización y Reintegración, que sigue de cerca el proceso de cada una de las personas que como ciudadanos se reintegran a la comunidad.

“Bogotá es ciudad receptora de las consecuencias del conflicto, es la de mayor recepción del desplazamiento y de población desmovilizada –actualmente hay cerca de 5.000 excombatientes en la ciudad-, por eso la importancia para el Gobierno de la Ciudad de generar espacios que permitan la reivindicación de sus derechos en educación, salud, empleo y brindarles una mejor opción de vida”, manifestó la Secretaria de Gobierno, Clara López Obregón.