Cerca de 300 venezolanos y colombianos protagonizaron una toma desde  la madrugada de ayer jueves al conjunto residencial San Isidro, ubicado en el sector de Hogares Soacha. Después de 15 horas de diálogo, anoche se llegó a un acuerdo.

La caracterización de 180 ciudadanos permitió verificar que los ocupantes del predio  provenían de la capital del país, otros municipios y del exterior.

Cerca de las 10:00 p.m. del jueves y gracias a la intervención de la Alcaldía de Soacha, la Policía y la Personería Municipal, las cerca de 300 personas, quienes invadieron por más de 20 horas el conjunto San Isidro de Hogares Soacha, desalojaron pacíficamente el predio y se trasladaron a sus residencias.

Además de garantizar el desalojo pacífico, la Administración Municipal realizó la caracterización de 180 de los ciudadanos que permanecían arbitrariamente en el conjunto residencial, evidenciando que muchos de ellos son víctimas del conflicto, provenientes de diferentes barrios ubicados en Bogotá, otros municipios del país y de Venezuela.

“Por instrucción del alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, desde que se inició la  toma, también comenzó el diálogo con los ocupantes del conjunto San Isidro, allí se concertó seguir haciendo un acompañamiento a todas las víctima del conflicto radicadas en Soacha y articulando con el Gobierno Nacional el direccionamiento de las políticas públicas para la atención de esta población”, concretó el secretario de Gobierno,  Danny Caicedo.

Dicho compromiso se suma a la mediación de la Administración Municipal para gestionar ante el Gobierno Nacional, las ayudas necesarias que la población víctima del conflicto tiene consagradas en la ley.