No escriba tod@s, menos todxs. Use bien el idioma y consulte el diccionario de la RAE.

El diccionario de la RAE contiene 88.000 palabras, aunque se estima que el 30% de las que usamos no están en diccionarios.

El Día del Idioma se celebra en homenaje a Miguel de Cervantes Saavedra, autor del «Don Quijote de la Mancha» y uno de los mayores exponentes del castellano en el mundo. Este día busca destacar el orgullo por nuestra lengua.

El diccionario de la RAE contiene 88.000 palabras aproximadamente, sin embargo hay muchas que poco se utilizan y son desconocidas para la mayoría. Este es listado de diez palabras poco conocidas del idioma  castellano y lo que significan:

Amover: Anular, derogar, revocar.

Abuhado: Se refiere a las personas quienes tienen una apariencia que recuerda a la de un búho o ave parecida. Hinchado o abotagado, pálido, de mal color.

Burdégano: Híbrido entre un caballo y una asna.

Bonhomía: Significa afabilidad, sencillez, bondad y honradez en el carácter.

Ebúrneo: Se refiere a algo hecho de marfil o compuesto por un material similar.

Gaznápiro: Tonto o un ser humano que se emboba con cualquier cosa.

Limerencia: Locura de amor. Estado mental donde la atracción de un persona hacia la otra le impide pensar de forma racional. Además va a acompañada de una necesidad de ser correspondido de la misma forma.

Núbil: Hace referencia a una personas que se encuentra en edad de casarse.

Petricor: Es el olor que desprende la tierra cuando ésta ha sido mojada por las gotas de la lluvia.

Sempiterno: Menciona algo que durará para siempre, que no tiene final.

Zaino: Una personas traidora, que no da confianza.

La RAE no acepta la palabra tod@s, porque @ es un símbolo que no está dentro del alfabeto, mucho menos todxs porque no tiene ningún significado.  Frente a esto, explica:

“Este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico. En los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: Todos los ciudadanos mayores de edad tienen derecho a voto.

La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto: El desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad. La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos…”