Hace más de 12 años fue cerrado el centro de salud que atendía las necesidades y emergencias de los habitantes de este sector del municipio de Soacha. La comunidad dice que el desplazamiento hasta la urbe para la atención médica y comprar medicinas resulta dificultoso, motivo por el que piden la reapertura de este espacio.


centro.salud-corregimiento-uno-soacha

centro.salud-corregimiento-uno-soacha

Las razones que llevaron al cierre del centro médico se debieron a la falta de recursos de la administración municipal para el sostenimiento del mismo; desde hace doce años los habitantes del corregimiento uno deben desplazarse hasta el centro de Soacha o Bogotá con el fin de recibir atención médica o para conseguir las medicinas requeridas.

“Los ediles del corregimiento uno tenemos en marcha un importante proyecto para que se adecuen las instalaciones del antiguo centro médico para que estas vuelvan a ser puestas en marcha, esta vez por universidades de medicina que han manifestado su interés y compromiso con los habitantes de nuestro corregimiento”, aclaró Olga Landínez, edil del corregimiento uno.

La gran dificultad para acceder a la salud de los habitantes del corregimiento uno es el escaso transporte con el que cuentan para poder bajar a la ciudad, puesto que el primer bus que se dirige hasta el centro del municipio sale a partir de las 9:00 a.m. y tarda alrededor de una hora. Uno de los problemas con los que conviven es que muchas veces por la tardanza del recorrido no alcanzan a ser atendidos en sus EPS o centro médico.

“Para toda la comunidad del corregimiento es muy importante porque para sacar una cita médica tiene que estar uno presenta a las seis de la mañana y a esa hora no hay carros porque el primer transporte sale después de las nueve. Con nuestro centro de salud funcionando de nuevo no tendríamos que bajar hasta el centro; también es necesario que este cuente con droguería o banco de medicamentos para que los podamos conseguir cuando los necesitamos y no hasta que podamos”, manifestó Rosana González, habitante de la vereda Alto de la Cabra.

Actualmente, 2.600 familias residen en las nueve veredas del corregimiento uno, la petición de sus líderes es la adecuación del centro médico ya que las universidades El Bosque y Manuela Beltrán, desde sus facultades de medicina, se han mostrado interesadas en usar el punto para realizar las prácticas de los estudiantes; no obstante, el único requisito que piden a la comunidad es que las instalaciones sean las adecuadas para poder prestar el servicio a quienes lo necesiten.

“Teniendo un centro de salud podríamos ayudar a los principales afectados que son los niños y los adultos mayores, ya que a este sector de la población se le dificulta especialmente el traslado hasta el centro, debido a diversas condiciones que les impide movilizarse en vehículos de transporte público”, concluyó la líder, Olga Landínez.