Colegio que se extralimite en sus funciones será severamente sancionado; la decisión se basa en el decreto 081 del 4 de marzo de 2010, que establece medidas que van desde una amonestación pública, hasta la cancelación de la licencia.


La dura medida fue anunciada por el alcalde Ernesto Martínez Tarquino y el secretario de Educación Ignacio Castellanos Anaya, quienes a través de una rueda de prensa fueron claros en expresar que se inicia un nuevo proceso de regulación para las instituciones educativas, ya que hasta ahora no había un soporte jurídico que permitiera poner en cintura a los colegios que infringieran las normas y los acuerdos.

Se puso como ejemplo específico los costos educativos que cobran los colegios privados a los estudiantes de «convenio», teniendo en cuenta que los recursos que gira el Ministerio de Educación por cada alumno subsididado cubren la totalidad de gastos en la institución.

Así las cosas el alcalde Ernesto Martínez fue claro en manifestar que «ningún colegio privado puede cobrar costos educativos porque el dinero que se le da por estudiante, cubre absolutamente todo, incluyendo matrícula y pensión».

Tanto el alcalde como el secretario de educación dijeron que en adelante, y basados en el nuevo decreto 081, habrá un proceso severo de inspección y vigilancia hacia los colegios, para lo cual invitaron a los padres de familia a denunciar, bien sea a través de la página www.soachaeducativa.edu.co, por escrito a la secretaría o por teléfono, sin importar si quien transmite la queja se identifica o es una comunicación anónima.

Pero la medida también cobija a las instituciones educativas públicas, especialmente aquellas que transgredan la gratuidad. Es claro que en este caso no se puede hacer ningún cobro.

Todo este paquete de sanciones son la herramienta que en adelante tendrá el secretario de educación Ignacio Castellanos Anaya, gracias al artículo 1º. del decreto 081 del 4 de marzo de 2010 que reza: «Delegar en la Secretaría de Educación y Cultura de Soacha la función de Inspección, Vigilancia y Control, señaladas en la Ley 115 de 1994, Ley 715 de 2001, Decreto 907 de 1996 y demás normas que los reglamente o modifique.

Las sanciones están establecidas en el artículo 10 del mismo decreto y estipula que «…los establecimientos educativos de educación formal o para el trabajo y el desarrollo humano que infrinjan las disposiciones legales y reglamentarias serán sancionados de acuerdo a la siguiente escala, salvo que por su gravedad o por constituir abierto desacato, ameriten la imposición de las sanciones aquí previstas, en forma automática:


1. Amonestación pública que será fijada en un lugar visible del establecimiento o institución educativa, y en la respectiva Secretaría de Educación, por la primera vez.

2. Amonestación pública con indicación de los motivos que dieron origen a la sanción, a través de anuncio en periódico de alta circulación en la localidad, en su defecto, de publicación en lugar visible, durante un máximo de una semana, si reincidiere.

3. Suspensión de las licencias de funcionamiento o reconocimiento de carácter oficial, hasta por seis meses, que de conformidad con lo dispuesto en los artículos 4 y 195 de la ley 115 de 1994, conlleva la interventoría por parte de la secretaría de educación competente, a través de un interventor asesor, cuando incurra en la misma violación por tercera vez. (ver artículo 17 del decreto 907 de 1996)

4. Suspensión de la licencia de funcionamiento o reconocimiento de carácter oficial, hasta por un año, que conlleva la interventoría por parte de la secretaría de educación a través de un interventor asesor, cuando incurra en la misma violación por cuarta vez.

5. Cancelación de la licencia de funcionamiento o reconocimiento de carácter oficial, cuando incurra en la misma violación por quita vez. (Ver artículo 17 del decreto 907 de 1996).

El alcalde Ernesto Martínez fue claro que la inspección y vigilancia es permanente y abarca todos los aspectos requeridos para el buen funcionamiento de la institución educativa. Agregó que seguramente muchos colegios van a insistir en sus «viejas mañas», pero que el objetivo de la administración y el propósito del nuevo secretario es hacer cumplir las normas de acuerdo a la ley.

El secretario invitó a los colegios a acatar las normas e insistió que lo más importante es la permanencia de los niños y jóvenes en el sistema educativo; dijo que en el peor de los casos, si un colegio se sanciona y se cierra, los estudiantes deben trasladarse inmediatamente a otra institución, porque la prioridad es la continuidad.