Según el DANE, esta cifra es acorde con las proyecciones dadas en su momento por la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico (SDDE), cuya estimación estuvo entre 5,2% y 6%, tal como quedó consignado en el libro ¿Cómo le fue a la economía bogotana en el 2010?.


El total del PIB nacional fue de 615.727 millones de pesos, de los cuales la Capital de la República participa con el 24,5% (151.145 miles de millones), seguida de Antioquia, Valle, Santander, Meta y Cundinamarca, seis departamentos que en conjunto representan el 64,8% de la economía nacional.

Según el análisis, con base en las más recientes cifras dadas a conocer por el DANE, se revela que la contribución de las economías regionales a la economía nacional viene modificándose.

El Director de Estudios Socioeconómicos de la SDDE, Manuel Riaño, indica que, «mientras que en los últimos cinco años la participación de departamentos petroleros como Meta, Casanare, Arauca, y Huila en la economía nacional subió 57%, la de Bogotá, Antioquia, Santander, Cundinamarca y Valle, departamentos con vocación productiva de industria o servicios, bajó 5%, muestra de la reprimarización de la economía nacional».

Frente a los datos de la capital, el análisis indica que los sectores que impulsaron el crecimiento de la economía bogotana durante el 2011 fueron: servicios, construcción y comercio. En detalle, los servicios financieros crecieron 12,9%; las actividades inmobiliarias, 2%; y los servicios a las empresas, 5,5%, y los tres explican cerca de un tercio del crecimiento de la economía de la ciudad.

Por su parte, la construcción de obras civiles creció 21,4% y edificaciones, 8,9%, que representan más del 14%, mientras que el comercio aumentó 8,7%, superando el crecimiento de 7,7% registrado en 2010.

Al respecto, Riaño señala que «esta dinámica del comercio es un reflejo del aumento en los ingresos de la población, fenómeno explicado en parte por la disminución del desempleo (bajo de 10,7% a 9,5% entre el 2010 y el 2011). Ahora bien, preocupa que buena parte de los productos que vende el comercio son importados, pues en Bogotá los consumidores compran en promedio tres veces más importados que en el resto del país (un millón 400 mil pesos por habitante al año frente a 450 mil pesos en el resto del país), en detrimento en algunos casos de la industria local afectada por la excesiva revaluación del peso».

Finalmente, el análisis de la Dirección de Estudios Socioeconómicos, señala que en el 2012 la economía de la ciudad puede crecer entre 4,1% y 5,4%, lo que significaría una desaceleración de la economía acorde con la crisis internacional, como se detalla en el libro publicado por la entidad: ¿Cómo le fue a la economía bogotana en el 2011?, el cual se encuentra disponible desde la siguiente semana en la página web del Observatorio de Desarrollo Económico.