Así lo explicó el obispo de Soacha, Monseñor Daniel Caro Borda, al tiempo que envío un saludo de bendición a raizales y neohabitantes del municipio. El prelado dijo que con las nuevas urbanizaciones la ciudad es otra y que las familias que están llegando deben integrarse a los actuales residentes de la población.


«Un saludo muy especial para todos los habitantes de este hermoso, dinámico y progresista municipio de Soacha. Felicitaciones a todos porque este 25 de diciembre comenzamos las fiestas de navidad, navidad comienza el 25 de diciembre y durará hasta el domingo 11 de enero. Son fiestas hermosísimas, jueves 25 de diciembre, nacimiento de Jesús; domingo 28, es la fiesta de todos nosotros, pues es la fiesta de la Sagrada Familia, Jesús, María y José», dijo Monseñor Caro.

El prelado dijo que otra fecha importante de navidad es el jueves 1 de enero, «pues ese día vamos a celebrar la fiesta de María como Madre de la iglesia y madre nuestra. El primero de enero comenzaremos el año en manos de María y después el domingo 4 de enero celebraremos la epifanía del señor o de los reyes magos. Por eso, un augurio de alegría, unos deseos de felicidad, porque hoy 25 de diciembre hemos comenzado la navidad».

Monseñor Caro dijo que en Navidad se busca la concordia, el buen genio, la no violencia, porque el pesebre rechaza todo lo que no es cultura, educación y buenos modales. «En los pesebres hay una familia armonizada con Dios, con los demás, con la naturaleza. ¿Qué tan significativo es para nosotros un pesebre hoy día, cuando todo el mundo está rompiendo la naturaleza? por eso nosotros tenemos un pesebre hermoso, Jesús hecho hombre en una familia, en un ambiente de hogar, de paz, de tranquilidad y de Noviolencia».

Y prosiguió: «Unos deseos grandes desde mi corazón, como obispo de esta diócesis, para todos los queridísimos habitantes de Soacha. Una pequeña nota para usted queridísimo soachuno de nacimiento o porque aquí vive. Soacha es el único municipio que del año 2010 al 2014 duplicó su población, bienvenidos todos los neohabitantes de Soacha. Bienvenidos, este municipio los acoge, acojan también con gusto y cariño esta experiencia de venir y vivir en una tierra nueva, una tierra llena de desafíos, pues Soacha no tiene problemas, tiene desafíos, así lo pienso yo como obispo de esta diócesis.

Bendición y gracias abundantes les traiga Dios nuestro señor, queridísimos soachunos y neohabitantes de Soacha, la bendición para ustedes y sus familias, bienvenidos a este municipio y si usted ha hecho un esfuerzo grande para adquirir vivienda en este municipio y para aceptar residir en él, pese a todos sus desafíos, reciba la bendición de su hogar en esta navidad»