Gustavo Adolfo Laspriella, un humilde hombre de 37 años natural de Puerto Tejada (Cauca), fue confundido por la comunidad y bárbaramente golpeado en un potrero ubicado entre los barrios El Altico y La Cristalina, por alrededor de 30 personas que lo confundieron con el ‘Psicópata de la bicicleta’.


Los hechos ocurrieron cuando Adolfo caminaba hacia su humilde vivienda del barrio El Altico a eso de las 6 pm del pasado jueves. De repente escuchó que lo señalaban y acusaban de ser el psicópata de la bicicleta y en cuestión de segundos resultaron cerca de treinta personas que lo comenzaron a perseguir.

“Yo soy desempleado y estaba mirando la posibilidad de un trabajo aquí en el Altico. Cuando subía para la casa me atravesé por el potrero del Altico y fue cuando vi a unas 20 o 30 personas que me señalan y comienzan a decirme que ese es; me persiguen porque del susto arranqué a correr, luego me cogen y sin preguntarme nada de una vez me van es dando puño y pata, inclusive llega un muchacho con un revólver, me dispara, caigo al suelo y posteriormente me coge a cuchillo, a patadas y así todos me golpean, algunos dicen en ese momento que me amarren a un palo para quemarme con gasolina. Como a los 15 minutos llega la policía, dispersa a la gente y es cuando me traen aquí para el hospital”, relató Gustavo Adolfo.

El reporte médico del habitante golpeado brutalmente por la comunidad se da a conocer una vez el paciente es atendido y valorado en la sección de urgencias del Hospital Mario Gaitán Yanguas:

“Hacia las 6 pm el paciente es traído por agentes de la policía debido a que presentaba heridas por proyectil de arma de fuego y arma cortopunzante en varias partes del cuerpo. Al ingreso, el paciente tenía una herida por proyectil de arma de fuego en el muslo izquierdo, en tercio medio; también venía con una herida en el hombro izquierdo y en estado de bastante álgico, de postración; entonces fue atendido por los médicos de urgencias quienes le hicieron un manejo con líquidos y analgesia, se le tomaron los respectivos exámenes y una radiografía que evidenció una fractura del fémur izquierdo en tercio medio. Este fue el estado inicial, luego se puso en conocimiento a la EPS Famisanar que es la responsable de su aseguramiento, el paciente se dejó en observación y en disposición de referencia. Hoy a las 6:45 am fue confirmado por la EPS para hacer su traslado a la clínica San Rafael de Bogotá”, explicó el Director científico del Hospital, Gustavo Castellanos.

El agredido está estable pero rechazó la actitud acelerada y despiadada de la comunidad porque, según dijo, por el hecho de ser negro no se puede señalar al primer hombre de color que aparezca:

“Según el retrato, el psicópata es moreno. Yo soy negro original, pero eso no significa que todos los de color lo seamos, entonces negro que vean lo van a levantar y a darle contra el mundo. Creo que eso no tiene razón de ser y es injusto. A mí me hubieran podido matar, tengo esposa, seis hijos, y si algo me hubiera pasado quién responde, eso no debe ser así”, indicó el agredido.

Y aunque manifestó que perdona a sus agresores, Gustavo Adolfo hizo un llamado para que la gente no se tome la justicia por su cuenta porque se pueden cometer errores e injusticias como la que él relata en carne propia.

Otro detalle que el agredido cuenta es que el supuesto asesino tiene una cicatriz similar, pero al lado contrario. «Él tiene una cicatriz en la ceja izquierda y yo en la derecha, pero la de ese individuo es más grande, la mía fue por un accidente de tránsito”, reveló.

Gustavo lleva 7 años viviendo en Soacha y no se explica por qué fue confundido por la comunidad, si todos los días transita por el lugar donde recibió la golpiza.

Ante este delicado hecho, protagonizado por el pánico que se apoderó de la comunidad de Soacha, el coronel Alejandro Murillo-comandante del Distrito de Policía Soacha-hizo un llamado a la gente para que evite situaciones como la registrada en la tarde del pasado jueves, y dijo que en vez de tomar justicia por sus propias manos, se avise de inmediato a las autoridades.

“Prácticamente se está criminalizando y convirtiendo en un delito ser afro descendiente en este municipio, entonces el llamado es a que nos tranquilicemos y confiemos en las autoridades”, finalizó el oficial.

Nota relacionada: 4982