La Vereda fue el escenario en donde gracias a la acción de la Junta Comunal, la empresa privada y el acompañamiento de la administración municipal, se implementó el plan “Ruta de Colores”, proyecto que pretende embellecer con colores las fachadas de todas las viviendas en el corregimiento.


Desde hace seis meses la alcaldía ha estado trabajando en este proceso con la Jjunta de acción comunal y el SENA en la ejecución de procesos operativos, administrativos y de alistamiento. Libia Hurtado, presidente de la JAC del Charquito, explicó cómo empezó el proyecto.

“Comenzamos con llevar a la comunidad una idea, les expusimos un proyecto llamado ‘Ruta de colores’, explicamos la importancia de la generar cambios para espacios agradables en El Charquito. Inicialmente hicimos un recorrido en el que inventariamos todas las casas de la vereda, en total identificamos 195 predios más 5 espacios comunitarios, posteriormente a cada casa se le asignó un número y se procedió a hacer la medición de la fachada para saber cuánta pintura le sería proporcionada”, aclaró la líder.

La presidente también hizo referencia al trabajo logístico ejercido por el grupo de apoyo y la colaboración que recibió la comunidad durante el proceso.

“Diez señoras se capacitaron en el SENA en materia de arquitectónica, cada una de ellas, en la organización y logística interna se encargó de veinte casas a la cuales guiaron e instruyeron durante el proceso. Gracias a la atención ejercida sobre la comunidad, una vez llegamos a la parte más interesante del proyecto, pudimos contar con la presencia de 175 personas en representación de sus hogares. Durante la reunión escogimos cual sería el aspecto final que queríamos dar a nuestro pueblo, en el que se determinó que usaríamos cinco colores”, puntualizó la señora Libia.

Una vez organizadas las gestiones ya mencionadas, la Junta de acción comunal contó con la presencia de Pintuco, entidad que los guío en el proceso de alistamiento de fachadas para que el trabajo realizado con la pintura resultara ser de calidad, posteriormente se estableció una fecha de entrega de pintura, la cual se coordinó por sectores y horas y se llevó a cabo el 31 de Julio.

El trabajo también contó con la compañía de la administración municipal. Sin embargo, los protagonistas fueron la Junta de acción comunal y los residentes de la vereda, quienes participaron con emoción y espíritu de colaboración.

“Desde las seis de la mañana empezamos a observar a los vecinos preparándose para aplicar la pintura sobre las fachadas de sus casas, al paso que hemos cogido culminaremos todo el proceso del proyecto antes de lo esperado. Precisamente es necesario resaltar que esta iniciativa nos beneficia a todos y también nos une como comunidad, ya que es posible ver cómo nos ayudamos los unos a los otros”, expresó Maribel Rozo, habitante de El Charquito.

Para unir a la comunidad durante la jornada de pintura, la Junta de Acción comunal ofreció un sancocho comunal, del que se hicieron partícipes tanto vecinos, como funcionarios de la administración municipal, colaboradores de la fundación Tierra S.O.S y líderes de la Junta de Acción Comunal.

Desde la administración municipal se resaltó la importancia de la integración de todas las comunidades en el municipio y de generar interés en los habitantes por la apropiación de sus espacios públicos.

“Parte de convenio contratado es generar espacios de comunicación, al tiempo que se espera que las mismas comunidades se apropien del proyecto y planteen como quieren el resultado final, determinado desde los colores de la fachadas hasta coordinando el día de la pintada. Detrás de eso también se impulsó por generar normas de convivencia, higiene y compañerismo. Afortunadamente la recepción por los vecinos del Charquito fue absoluta y esperamos que culminado el fin de semana ya estemos visualizando toda la ruta de colores en la vereda”, concluyó el director de participación comunitaria, Orlando Matallana.