Con las disputas políticas que se vienen desarrollando en la capital, los más afectados son los habitantes de la ciudad. Los temas más críticos son Movilidad y Servicio de aseo.


Frente al álgido debate que se ha generado entre la Administración Distrital de Bogotá y el Gobierno Nacional, el concejal Roger Carrillo Campo afirma que lo más importante por el bien de la comunidad bogotana, es que se establezcan puntos de concertación que favorezcan a todas las partes.

El problema sobre la Encrucijada de las Basuras en Bogotá es uno de los debates más candentes que han llevado al enfrentamiento del Distrito de Bogotá frente a sus concejales, sin embargo, esta no es la única disputa que pugnan Concejo, Distrito y Gobierno Nacional.

Y es que el enfrentamiento no sólo radica en la problemática de los residuos en Bogotá, los líos en la ciudad también afectan temas trascendentales como la cofinanciación de la Fase III de Transmilenio desde el Portal del Dorado hasta el Aeropuerto Internacional, la construcción del Metro Pesado, la ALO, entre otros importantes dilemas que han quedado en el limbo por la disputa entre el Distrito Capital con el Gobierno Nacional.

Al respecto el Concejal Roger Carrillo, de la bancada conservadora, concluye enfáticamente que: “Se hace necesario mantener un diálogo permanente entre el Gobierno Nacional y la Administración Distrital, para avanzar en las grandes transformaciones que requiere la ciudad. Las soluciones no dan espera, Bogotá debe Avanzar para enfrentar los desafíos del TLC y hacer de Bogotá una ciudad moderna; amable, segura para las generaciones presentes y futuras”. El desarrollo de la ciudad no tiene color político, es una responsabilidad de todos.