Estaba tanqueando y se comunicó con su familia para decirle que ya iba para la casa, pero por el camino la muerte lo atrapó.

Jesús David Hernández Marín era un enfermero de profesión que residía en Sibaté, y el pasado jueves en la noche fue víctima de un conductor borracho que atropelló a cinco personas en la vía que de Soacha conduce a Sibaté, en Cundinamarca.

Recordar: Conductor que causó accidente en vía a Sibaté sí estaba ebrio

El accidente dejó como saldo 2 víctimas mortales, entre ellas el enfermero Jesús David Hernández, quien intentó auxiliar a algunas personas que minutos antes se habían accidentado frente a la escuela de Policía Gonzalo Jiménez de Quesada.  

Mientras atendían la situación, apareció un carro a toda velocidad y arrolló a las 5 personas; el enfermero y otra más murieron. El sujeto que conducía el carro que los accidentó iba en estado de embriaguez.

La última conversación que Jesús David tuvo con su familia la hizo por celular cuando ya iba para su casa, en Sibaté.   “Estoy tanqueando, estoy echando gasolina aquí a la moto, ya voy para la casa”, fueron las últimas palabras que le dijo a su esposa, sin saber que por el camino encontraría la muerte.

Alberto Barbosa, familiar del auxiliar de enfermería, lo describió como “un joven talentoso, trabajador de la salud del municipio de Sibaté, conocido por todo el municipio, amigo nuestro. Lamentamos el fallecimiento de él”.

La muerte de Alberto es calificada por sus amigos y familiares como algo sorpresivo, de esos hechos que pasan el día y a hora, y no en otro momento.

El enfermero deja un vacío profundo en su esposa y su pequeña hija, en sus familiares y amigos, y en el sistema de salud de Sibaté. ¡Paz en su tumba! Que el Dios de los cielos lo tenga en su Santa Gloria.

Apoyo y foto: Pulzo