Como una burla y falta de respeto hacia las ocho candidatas y sus respectivos municipios fue calificada la decisión del Instituto Departamental de Cultura y Turismo, Idecut, al declarar desierto el proceso de elección luego de tres semanas de actividades, ensayos, entrevistas y largas jornadas de preparación por parte de cada una de las aspirantes.


reinas-cundi.jpg

El proceso comenzó a raíz de la expedición de la Resolución 280 del 26 de mayo de 2016, “por la cual se dio apertura a la convocatoria para la elección de la representante de Cundinamarca al Concurso Nacional de belleza”, firmada por la gerente general del Idecut, Patricia Triviño Pérez.

La resolución establece en su artículo primero el reglamento para la convocatoria de elección de la representante por el departamento de Cundinamarca al Concurso Nacional de la belleza, y cita 17 requisitos que deben cumplir las aspirantes. Así mismo, en el artículo segundo se menciona los documentos para la inscripción y en el numeral tres los de elegibilidad.

Pero la invitación formal a los municipios se envió el día 3 de junio a través de un correo electrónico de Leidy Carolina Vargas Vargas, profesional de turismo del Idecut, el cual dice lo siguiente:

Muy cordialmente nos permitimos informarles que a partir de la fecha se encuentran abiertas las inscripciones para la elección de la Señorita Cundinamarca que nos representará en el Concurso Nacional de la Belleza, en la ciudad de Cartagena; esperamos que nuestros municipios postulen una digna representante para llevar a cabo tan importante evento. Seguidamente se mencionan las fechas de apertura y cierre de inscripciones, presentación de documentos, preselección, elección y coronación.

Según las candidatas, todo iba bien hasta que el pasado viernes a las 6:00 p.m. les enviaron un correo electrónico pidiendo certificados que acrediten un segundo idioma, requisito que no aparece en la Resolución 280 y que ni siquiera había sido mencionado las dos semanas anteriores.

Las inconsistencias prosiguieron el fin de semana con la cancelación de eventos y el cambio de cronograma, ya que en el correo electrónico se dijo que la elección y coronación de la Señorita Cundinamarca era el miércoles 27 de julio, posteriormente se trasladó para el día 7 y luego para el 9 del mismo mes.

Las actividades del martes pasado también se cancelaron a última hora y luego citaron a las candidatas para el miércoles 6 de julio a las 10 a.m.

Pero el martes en horas de la tarde llegó un correo electrónico diciendo que “de acuerdo a la solicitud del día viernes, solo las candidatas de los municipios de La Mesa, Villapinzón, Pacho y Apulo habían allegado certificación, por lo tanto se daba por entendido que las demás no contaban con el conocimiento de otro idioma.

Ese día, las ocho candidatas comenzaron a sospechar que algo andaba mal, situación que se comprobó en la reunión del miércoles de esta semana, cuando la misma directora del Idecut, Patricia Triviño, les dijo que al revisar los documentos “muchas no cumplían con lo exigido”. Llamaron a cada una por separado y a todas les dijeron que algo les había faltado.

“A mí me parece terrible que después de casi tres semanas de eventos, de salir en medios de comunicación, de representar a un municipio, de traer el aval de los alcaldes y de largas horas de ensayos, ahora nos vengan a decir que no cumplimos los requisitos, cuando el día que los entregamos revisaron todo y no dijeron nada. ¿Por qué no lo hicieron desde el comienzo antes de presentarnos al público? Eso es jugar con la imagen de uno y de los municipios”, dijo una de las candidatas.

Según las mismas aspirantes, a las que tenían toda la documentación y cumplían los requisitos, la disculpa fue la estatura, es decir, “la consigna era sacarnos a todas”, agregó.

Lo que consideran las candidatas afectadas, es decir las de Fusagasugá, Soacha, Pacho, Ubalá, Apulo, Villapinzón, La Mesa y Funza, es que el Idecut se burló de ellas y de los municipios al no ser claro desde el comienzo. Ninguna entiende por qué al momento de entregar la documentación e inscribirse se les permitió continuar y tres semanas después les dicen que no cumplen los requisitos.

Ante el escándalo, el Idecut sacó un comunicado diciendo que el proceso de convocatoria fue declarado desierto y que “la decisión se toma de acuerdo con el acta de verificación de los requisitos mínimos habilitantes, luego de que los miembros del comité evaluador determinaran este fallo con base en los requerimientos generales solicitados en la convocatoria del 26 de mayo de 2016, encontrando un incumplimiento de cada una de ellas en las exigencias establecidas en la convocatoria pública”.

Lo que el Idecut no aclaró en el comunicado es si definitivamente Cundinamarca no envía representante a Cartagena, o más bien ilusionó a las ocho candidatas para luego escoger una por decreto.