Este abogado especializado en Derecho administrativo, amante de la cocina, trasparente, exigente pero muy humano, completa ya cinco años al frente de la Registraduría de Soacha. Una labor que le encomendaron inicialmente por tres meses, pero que por su capacidad y resultados, sobre todo en una conflictiva ciudad en materia electoral, hoy permanece en el cargo y es prenda de garantía para cualquier campaña política.


BiciCAR-Sibaté

BiciCAR-Sibaté


Marco Antonio Valenzuela es padre de dos hijos y casado con una psicóloga barranquillera, es de origen santandereano pero que por circunstancias de la vida nació en Nobsa Boyacá y desde hace 55 años está radicado en la capital de la República.

“Como mi madre era profesora, casi todos aprendimos a leer con ella, y llegamos al barrio la Castellana que era donde vivía mi abuela, vivimos con ella unos tres años y después nos independizamos, en fin, la historia de mi familia es un poco la historia de Colombia. Luego vino el estudio de cada uno, yo estudié derecho en el Externado de Colombia, me especialicé en el Rosario y he ejercido algunas veces la profesión pero fundamentalmente he estado en el campo de lo público porque me especialicé en Derecho administrativo, fui secretario privado del gobernador de Cundinamarca, después Secretario de Gobierno encargado, estuve en la Lotería de Bogotá como subgerente, 6 años en la jefatura jurídica de la Superintendencia Bancaria, he mezclado mi vida con el tema de cátedra universitaria y ahora hace cinco años estoy aquí en Soacha en la Registraduría”, recuerda Valenzuela.

Pero antes de hablar de su experiencia como docente universitario y de su estadía en la Registraduría de Soacha, siendo el que acabó con las tomas violentas cada vez que se realizaban elecciones en la ciudad, este carismática hombre, de carácter fuerte pero con un corazón amplio y generoso, habló del círculo familiar profesional, incluyendo a su esposa:

“Mi hermano menor es médico, el es el Jefe Científico de Laboratorios SINTESIS y docente Universitario de la Universidad el Bosque y de la Nacional, mi hermana es rectora de un colegio en Bogotá que se llama Ana Restrepo del Corral, mi otra hermana es pensionada, tengo un hermano que tuvo un accidente cuando tenía 16 años y quedó ciego, y ahora casi todos son pensionados”.

-Y su esposa de dónde es, cómo la conoció?. Yo me casé con una costeña, una barranquillera. Era como de la vecindad y fue un tema casi de niños, ella estudió psicología, es directivo docente de la Secretaría de Educación del Distrito hace muchos años, también es docente universitaria. Tuve dos hijos, el mayor es abogado de la Javeriana, hizo una especialización en España en Derecho Penal y actualmente es Fiscal seccional en Bogotá, y el menor es Ing. Electrónico, acaba de recibir su segundo magister en Estados Unidos, y se vinculó con una empresa americana; tengo una familia muy linda, unos hijos muy inteligentes, el que es fiscal tiene cuatro especializaciones, todos son extraordinarios y nunca tuve problemas con ellos.

-Cómo nace el tema de la docencia universitaria?. Llegó cuando trabajaba como jefe jurídico de la Superbancaria. En una salida a Mesitas del Colegio, estaba en un restaurante, me encontré con un profesor que me dictó en el Externado de Colombia, el Dr. Douglas Bernal Saavedra, que era en ese entonces Decano de la Facultad de Finanzas del Politécnico Gran Colombiano y me lo propone cuando sabe que soy el jefe jurídico de la Superbancaria, dice que necesita un profesor de Derecho Comercial, que soy el ideal. Yo lo tomo como un chiste y el lunes me llegó un mensajero a mi oficina por mi hoja de vida, eso fue un fin de semana hace 14 años, y la semana siguiente ya era profesor universitario.

Marco Antonio Valenzuela llega a Soacha

Aunque su conocimiento del municipio se limitaba al de la mayor parte de bogotanos que sólo pasan por la Autopista cuando se desplazan a algún sitio del sur del país, Valenzuela terminó ‘enamorándose’ de la ciudad y especialmente de sus habitantes. “Yo le pido a los soachunos que me tomen como hijo adoptivo y que me dejen aquí de manera permanente. No quiero desvincularme nunca de Soacha y deseo colaborar en otros frentes si me lo permiten”.

-Cuándo nace el tema de la Registraduría?. Me proponen de manera casual que viniera por unos meses, acepté y me enamoré de esta ciudad; yo llegué a resolver muchas situaciones y a mí me gustan esos retos. La parte física estaba muy deteriorada, la parte electoral era muy cuestionada, los funcionarios que habían aquí parece que no eran de plena confianza de la Registradora de ese entonces, la Dra. Alma Beatriz, habían dos computadores viejos, entonces estaba el reto de incorporarle tecnología a esto y hacer muchas cosas; el reto era volver transparente el tema electoral aquí, y lo que inició por unos meses se volvió años. Pero tengo la idea de retirarme el año que viene en los primeros meses porque tengo una oferta universitaria de convertirme en profesor permanente y no catedrático, y es una cosa que me gusta, es una idea tentadora como para finalizar mi vida laboral, y lo he estado pensando, creo que ya está decidido y me retiro por ahí en los primeros meses del siguiente año, adicionalmente porque considero que el tema de Registraduría de Soacha está agotado.

-Qué le ha dejado Soacha?. Muchas experiencias gratas, mucho deseo de hacer cosas por esta ciudad. Yo miraba el aspecto humano antes de llegar a Soacha, yo no conocía tantas necesidades como en la mayoría de sectores del municipio y lamento que eso suceda , y me molesta además que eso suceda porque Soacha lo tiene todo, maneja unos presupuestos importantes que si se aplicaran bien podrían cambiar el rumbo de la ciudad, creo que el municipio se merece otra suerte, me parece que como experiencia ha sido muy grata porque a pesar de que mi vida la he aplicado a la cosa pública, en algún momento ejercí también la política. Fui candidato a la Cámara por Convergencia Liberal, candidato al concejo de Bogotá, es decir, estuve del otro lado y tal vez por eso me fue fácil estar al frente de la Registraduría porque ahora estoy del otro lado conociendo muy bien cómo es el tema político. Sin embargo me pude sustraer de este tema en Soacha, nadie podrá decir que me ha visto inclinado o cargado, inclusive casi nadie sabe de qué partido soy y he procurado que sea así para que todos tengan confianza, generar suficiente confianza en la población soachuna y creo que eso lo he conseguido.

-Qué es lo mejor en cinco años durante su estadía en la Registraduría?. Una de las cosas por las que uno conoce Soacha es por el tema de elecciones. Uno veía un desorden, siempre manifestaciones, pedreas e inconformismo cada vez que había una elección en Soacha. Cuando yo llego me propuse a que esto tenía que cambiar. Lo mejor es poderle entregar hoy a Soacha y al país una idea totalmente distinta de lo que era hace cinco años en el tema electoral. La gente cree en los resultamos que nosotros damos. La gente sabe que aquí se hace todo con transparencia, la gente confía en el trabajo que uno realiza en el tema electoral. Antes, cuando yo llegué, nadie creía en la Registraduría y eso lo saben muchos, y ese es mi aporte a Soacha, por eso yo le pido a los soachunos que nunca dejen volver esa etapa, que sea superada y nunca vuelva a ocurrir lo de antes y eso depende es de los soachunos. Les dejo ese tema y deseo nunca volver a ver a Soacha enredada en temas electorales, Inclusive hoy va uno a la Registraduría Nacional y hablan de eso como etapas superadas. Y esa es la mayor satisfacción.

-El hecho de que la gente lo extrañe, confíe en usted, que le dice?. Que el trabajo estuvo bien hecho, que lo que vinimos a hacer y la manera como lo hicimos, estuvo bien, eso es evidente, por eso les digo, permítanme ser hijo adoptivo de esta ciudad, porque le cogí mucho cariño a su población y siento que sus habitantes me quieren, me siento estimado y eso no tiene precio. Es una de las cosas más bonitas.

-Su futuro entonces está en la docencia?. Quiero retirarme para dedicarme a la docencia, hay una oferta en la universidad y creo que es mi futuro.

-Significa que su estadía en Soacha está llegando al final?. En la Registraduría, sí. Creo son mis últimos meses en la institución.

Gustos, hobbies y su vida espiritual

A Marco Antonio Valenzuela lo enamora la ternura y la sinceridad, le molesta la hipocresía y uno de sus hobbies es el ajedrez.

Dice que si lo obligaran a irse del municipio, más que las almojábanas, extrañaría a su gente linda, el reconocimiento de sus habitantes: “Me gusta mucho cuando entro a una tienda y me dicen: Ola Registrador, que tal Sr. Registrador… me gusta mucho, el calor humano de las personas que viven en Soacha”.

Es amante de la cocina y un buen chef, especialmente de la comida italiana. “Soy experto en pastas pero me gusta demasiado la comida de mar”.

Aunque le encanta pasear, solamente ha tenido la oportunidad de salir de Colombia a Estados Unidos y Argentina, pero una de sus metas y sueños es visitar Europa, especialmente Grecia e Italia por su gusto a la filosofía, a la historia universal y a las pastas.

Se califica como una persona espiritualmente creyente, buen católico, transparente y considera que por eso no fue buen político cuando lo intentó porque rechaza, además, la hipocresía y las mentiras.

Valenzuela es un apasionado de la literatura, del teatro y de la poesía, incluso nos compartió un soneto compuesto al Código Civil:

Este es el código civil señora de un vagabundo y lírico estudiante

Que por pensar en su amor a toda hora no se acordó de este libro un solo instante

Hay en él comentarios amorosos a los incisos, ásperos y sabios,

Madrigales y ternura de amor para sus labios

Y al final qué preguntar tan inoportuno,

Al final, saqué cinco en amor y en civil, uno.

Finalmente, el Registrador de Soacha compartió un mensaje para todos los habitantes del municipio y dejó en ‘el tintero’ dos temas para reflexionar: Los embarazos de las adolescentes y la falta de oportunidades para los jóvenes de la ciudad:

“Me preocupa una cosa y es el tema de la educación. Hay dos aspectos que me han conmovido en Soacha y quisiera trabajar en ellos. Es la cantidad de Madres gestantes a una edad demasiado temprana y es preocupante que las niñas de esa edad no vean que traer niños al mundo implica muchas cosas, entre otras la terrible responsabilidad de sacarlos adelante, que sean distintos a uno pero mejorando y me parece que eso no está funcionando en Soacha. Entonces hay una niñez y una juventud con desesperanza, eso es delicadísimo, por eso hay que trabajarle muy duro el tema, en los colegios, integrar los hogares, hacer algo por traer a los padres de familia porque hay que hacer otra mirada distinta de los hijos, criarlos con responsabilidad para que ellos a su vez entiendan con responsabilidad. Una mamá que le hace falta todo, qué le pude dar a un hijo, sola desesperanza.

Recientemente me enteré de un dato y es que el índice más alto de municipio alguno, incluyendo ciudades, de cáncer de cuello uterino está en Soacha y nadie parece interesarle, todos están desentendidos, entonces hay que trabajar bastante en eso”, finalizó.