Personas de la calle y recicladores llegan hasta un muro del barrio Ocales, se instalan, dejan basura y hasta hacen sus necesidades fisiológicas al aire libre.

Los residentes del barrio Ocales, en la comuna tres de Soacha, se encuentran inconformes y molestos porque una de sus calles (diagonal 41 con transversal 12), se convirtió en una especie de “cartuchito”.

Mencionan los residentes  que las personas dedicadas a la recolección de basuras y escombros se acentuaron de tal forma que se apropiaron del sector, perjudicando el bienestar y la tranquilidad de todos sus habitantes.

Argumentan que el inconveniente se debe a un muro construido en este sector,  lo que llama la atención de las personas que realizan este tipo de actividades para  instalarse y radicarse por completo, dejando un desaseo y desorden en la zona.

“Este muro solo nos ha traído inconvenientes, no sabemos de quién es, si de la Institución Educativa Manuela Beltrán o del colegio Nuestra señora de las Misericordias, en fin, nosotros necesitamos es que esto no avance ni llegue a situaciones mayores, porque nos genera mucha zozobra e inseguridad. Por otro lado, creería que si la calle estuviera pavimentada sería un aliciente para que nosotros como comunidad pudiéramos establecer un poco más el orden y así controlar por lo menos esta situación”, dijo José Aguilar, vicepresidente de la JAC del barrio los Ocales.

Afirman que hasta 30 personas se reúnen en esta calle del barrio Ocales

Al mismo tiempo los residentes afirman que ojalá haya una solución de una vez por todas para que mitigue de raíz esta situación, ya que se está empezando a ver como un problema de salud pública que no da espera y menos en tiempos de pandemia.

Hay hasta treinta personas en un solo pedazo, vienen, se cambian y dejan todo sucio, hacen las necesidades al frente de las casas y lo peor del caso es que a nosotros nos ha tocado ir a recoger y hacer limpieza del caos que forman, porque quién les dice algo. Sumando a esto,  las ventas de nuestros negocios se redujeron considerablemente a consecuencia de ello, algo preocupante porque nos puede llevar hasta la quiebra”, puntualizó David Cuevas, residente del barrio los Ocales.

En síntesis, los vecinos de este sector de Soacha buscan que los entes municipales los escuchen y los ayuden a solucionar este tema lo más pronto posible, primero reubicando a estas personas en un sitio específico, segundo pavimentando la calle y tercero mirar qué medidas se puedan tomar con el muro; si al ser propiedad de alguno de los colegios o del barrio vecino, en este caso de Pablo VI, se puede tumbar o qué solución encontrar para contrarrestar la presencia de estas personas que amenazan la seguridad de los residentes de esta zona de la comuna tres de Soacha.  

Por: Rafael Rodríguez