Francisco Vera Manzanares, el niño ambientalista conocido como guardián de la vida, reside en Villeta, Cundinamarca, y a los 6 años inició su lucha para proteger el medio ambiente.

En plena pandemia cumplió 11 años y se graduó de quinto de primaria de manera virtual, justo por la suspensión de las clases presenciales.  

Ama el contacto con la tierra, las plantas, el aire puro y libre, y dice que le gusta observar el comportamiento de los animales y que disfruta jugando con ellos.

Su defensa del medio ambiente lo han hecho llegar a instancias como el Congreso de la República, donde con firmeza dijo: “Sean gobiernos y senadores que legislen para la vida, por ejemplo, en contra de las campañas del fracking, del testeo animal, de los plásticos de un solo uso, o del maltrato animal”.

Pero cuando apenas transcurre la mitad de enero de 2021, recibió amenazas de muerte. «Este país es una tristeza. Hago una denuncia pública. Hace unos minutos recibí está amenaza en mi cuenta de Twitter. Defender la vida es un derecho», escribió Francisco.

La amenaza puntual dice: «Que ganas de degollar al hijo de p… este. Tengo un deseo de escucharlo gritar mientras le corto los dedos para ver si va seguir hablando de ambientalismo y dignidad», mensaje escrito desde @BelboCodazzi.

Ante el reprochable mensaje, cientos de usuarios reaccionaron y le pidieron a la Fiscalía General de la Nación que investiguen quién está detrás de esa cuenta para judicializarlo.

Personalidades de la vida púbica del departamento y el país, entre ellos, el gobernador Nicolás García, también reaccionaron.

Foto: Señal Villeta Dulce