Para el Jefe de arraigo de la Universidad INCCA de Colombia, Jaime Sotomayor, los Trastornos de la Imagen Corporal son cada vez más frecuentes en la sociedad, lo que lleva a algunas personas a recurrir a cirugías estéticas que pueden causar deformidades o en ocasiones hasta la muerte.


Con el ‘boom’ de las cirugías estéticas, cada día es más recurrente encontrar personas que en su afán de perfección, modifican tanto alguna parte de su cuerpo hasta llegar a deformarla.

Un reciente ejemplo de este problema se refleja en lo sucedido al cantante Michael Jackson, quien se operó tantas veces la nariz hasta que perdió su forma natural. Algo similar ocurre con modelos que a pesar de tener figuras catalogadas como ‘esculturales’ se someten a dolorosas cirugías para disimular lo que ellas consideran una imperfección.

Para el psicólogo Sotomayor, el “Trastorno Dismórfico Corporal (TDC)” como se conoce en términos científicos, refleja un problema emocional que surge cuando la persona no acepta su apariencia, sin importar si es hombre o mujer y a pesar de ser identificado por los demás como alguien bello, exitoso o inteligente.

El jefe de arraigo de la Universidad INCCA de Colombia, quien estudia hace varios años este tipo de enfermedades, asegura que quienes sufren de Trastornos de la Imagen, no ven lo que tienen sino lo que les hace falta y siempre van a querer mejorar algo que para ellos está mal, y por eso, se vuelve normal someterse a múltiples cirugías.

“Se operan la nariz, la quijada, los ojos, pueden aumentar la talla del busto, luego la disminuyen, se hacen liposucciones, reducción de medidas y no les importa el dolor post operatorio o los riesgos que implica someterse a una cirugía innecesaria” señaló.

El psicólogo Jaime Sotomayor, manifestó que lo alarmante es que quienes sufren de trastornos de imagen corporal, pierden la noción de la realidad y sufren el mismo trastorno que los enfermos de bulimia o anorexia, que frente al espejo ven defectos que para otros no existen.

Para Jaime Sotomayor, este trastorno puede llevar a la muerte, pues hay personas que se obsesionan tanto con cambiar su apariencia, que si no tienen dinero, no les importa someterse a cirugías con personas inexpertas e inescrupulosas o en sitios inadecuados, y por eso, es frecuente escuchar casos de pacientes que mueren por un mal procedimiento o porque se aplicaron productos nocivos para el organismo como aceites de cocina o de carro en remplazo de la silicona.

¿Adicción al ejercicio?

Otro trastorno de la imagen corporal es la ‘Vigorexia’, entendida como la adicción al ejercicio, es decir, cuando la persona que no es un atleta profesional, dedica al día más horas de lo normal, para realizar una actividad deportiva.

El problema con quienes sufren de Vigorexia, surge cuando debido a la ansiedad, empiezan a consumir esteroides o anabólicos arriesgando su salud.

¿Y cuál es la solución? El Jefe de Arraigo de la Universidad INCCA de Colombia, aseguró que esta enfermedad sólo puede curarse con un tratamiento psicoterapéutico para que la gente reconozca el problema, aprenda a aceptarse, a quererse sin importar su apariencia, es decir, mejore su autoestima y valore sus cualidades como persona.

Prensa Universidad INCCA:
Marcela Ospina