Una cuenca hidrográfica con 27.3 millones de hectáreas, que representan el 24% del territorio continental nacional, ubicada en 19 departamentos con 728 municipios, en los cuales reside el 66% de la población colombiana y que genera el 86% del producto Interno bruto del país, eso es el Río Magdalena.


Es el mismo rio que otrora fuera el medio de comunicación que forjó el desarrollo del país y que hoy, luego de seis años de considerables inversiones del Gobierno Nacional, puede mostrarse al país como la más importante vía fluvial de Colombia, que recobra el valor estratégico dentro del contexto nacional al que está llamada.

Cuatro son los grandes aspectos que evidencian un cambio en el Río Magdalena y que aumentan su competitividad y por ende la de Colombia: Mejor navegación, implementación de un sistema de navegación satelital, obras de control de inundaciones y lista la intervención del canal del Dique.

Mejor navegación y con GPS

Luego de muchos años en los que la falta de profundidad generaba desconfianza en la navegación durante meses secos como enero y febrero, hoy se está navegando por el Magdalena los 365 días del año. “Esto se logró gracias a que desde el 2003 se viene dragando la principal arteria fluvial del país, con una inversión estatal anual sin precedentes y que asciende a $15.000 millones”; así lo destacó Paulino Galindo Yustres, asesor técnico de Cormagdalena, empresa industrial y comercial del Estado, que trabaja de la mano del Ministerio de Transporte en la recuperación del Río Magdalena.

Además de los recursos para la contratación de largo plazo, agregó el funcionario, se adquirieron equipos (dragas con mayor capacidad de succión) que no existían en el país y que facilitan el mantenimiento del Río, y se recibió autorización del Ministerio de Ambiente para devolver la sedimentación al Río sin que esto afecte el ecosistema.

En total se han intervenido 22 kilómetros en el canal de acceso a Barranquilla, 117 km en el Canal del Dique y 730 kilómetros del Río Magdalena desde Calamar hasta Puerto Berrío.

Adicionalmente, el Instituto Nacional de Vías – Invías- puso en marcha una obra hidráulica permanente en el canal de acceso a Barranquilla (seis espolones en piedra y un dique direccional) con el fin de aumentar el calado del Magdalena, sin necesidad de dragados temporales y así permitir que pase de 30 a 40 pies el calado, y por ende permitiendo el tránsito de embarcaciones más grandes y disminuyendo el valor de los fletes.

De otra parte y desde hace dos años, “navegar ahora por el Río Magdalena tiene otra ventaja tecnológica, pues se cuenta con un sistema de navegación satelital con GPS, que orienta a los buques sobre la mejor ruta a tomar por canales más profundos. Este avance fue posible gracias a ingeniería nacional y a una inversión de $1.500 millones”, explicó Galindo Yustres.

Control de inundaciones

Desde el 2004 el Ministerio de Transporte ha dado una especial importancia al control de inundaciones, la razón está en que el fenómeno se presenta anualmente y produce muchos daños en la vida y bienes de las personas asentadas sobre todo en las orillas del Río Magdalena, en especial en el Magdalena Medio y Bajo.

“Cormagdalena ha invertido a la fecha más de $200.000 millones, durante los últimos cuatro años, ha construido con ello más de 500 kilómetros de diques en tierra a fin de proteger la zona que anualmente se inundaba, ha elaborado 30 kilómetros de pilotes y ha instalado un gran número de sistemas de bombeo para evacuar el agua cuando se producen las inundaciones”, agregó el funcionario de la empresa industrial y comercial del Estado.

Dichas obras benefician a más de 40 municipios del Magdalena Medio y Bajo, específicamente de los departamentos de Antioquia, Santander, Cesar, Bolívar, Magdalena y Atlántico.

Canal del Dique

Después de 12 años de estudios se intervendrá el Canal del Dique en términos ambientales. Obra que tendrá un enorme impacto pues a través de esta Canal están ingresando mucho sedimento a la bahía de Cartagena, Barbacoas, las Islas del Rosario, poniendo en peligro la estabilidad de todos los ecosistemas.

“Todo está listo para concluir el proceso licitatorio que terminará el próximo 30 de diciembre, definirá el contratista y dará paso a una obra de tres años con una inversión total de $327.000 millones, de los cuales $200.000 millones se ejecutarán en la primera fase de la obra y $127.000 millones en la segunda fase, cuando se harán unas esclusas que mejorarán considerablemente y de manera definitiva el problema ambiental en esta zona del Río Magdalena”, señala Galindo Yustres.

Qué viene para el 2010

De otra parte, cabe señalar que Cormagdalena ha elaborado un Plan de Manejo de la Cuenca del Magdalena, que ya está listo para entrar en su fase de implementación, el cual es un instrumento de ordenamiento de todas las actividades relacionadas con el Río Magdalena, a fin de dar un manejo integral del mismo.

“Con el Plan se pretende organizar a todas los Corporaciones Ambientales para que como usuarios del río Magdalena puedan hacer un mejor aprovechamiento del mismo. Este Plan se trabajó por cerca de 10 años y tuvo una inversión de $8.000 millones aproximadamente”, explicó Paulino Galindo Yustres.

Finalmente, señaló que en el año que comienza se iniciarán obras de encausamiento por $80.000 millones en Barrancabermeja, las cuales ya están diseñadas y son una muestra de cómo el Gobierno Nacional está invirtiendo cifras considerables para hacer de este Río una vía que colabore en hacer de Colombia un país cada vez más competitivo.