Los jóvenes amantes del Rock quieren desvirtuar la falsa imagen que se ha creado alrededor de ellos. Ahora le apuestan a recuperar la confianza.


El pasado sábado se realizó el primer foro’ Ser rockero en Soacha: El Rock como fenómeno social’, un evento en el que se dialogó acerca de la incidencia que este género musical tiene dentro del contexto social del municipio, y los aportes de este como una opción de vida para los jóvenes soachunos.

La actividad fue organizada por la Mesa de Rock de Soacha, con el apoyo de Zitara Bar Rock, y contó con la participación de artistas y seguidores del género, quienes realizaron algunas ponencias para analizar cómo el Rock se muestra como un agente de desarrollo social, bien sea desde la música, la cultura, o cualquier otra acción derivada de este ‘movimiento social’:

“La gente está recuperando la confianza en el Rock y en sus representantes, los ponentes que tuvimos el día de hoy son personas muy arraigadas al género y artistas con varios trabajos realizados. La gente le apuesta al rock como un movimiento social existente en el municipio, pues este ha contribuido de muchas formas desde la música, la literatura y otras disciplinas que se empiezan a abarcar desde la academia. Por ejemplo, uno de nuestros panelistas, Diego Landinez, es profesor; y John López trabaja en una empresa multinacional, además de ser Ingeniero de Sonido. Estamos tratando de quitarnos ese estereotipo de que el rockero es una mala influencia, y demostrando que podemos construir discursos y debates serios desde nuestro punto de vista, porque el Rock es crítico, participativo y social”, explicó Diego Gómez, integrante de la Mesa de Rock de Soacha.

John López, Vocalista de la agrupación bogotana de Death Metal ‘Endark’, y Diego Landinez, Bajista de la banda soachuna de Thrash Metal ‘Terminal War, reciente participante en el Festival Rock al Parque, hablaron desde su visión de músicos y adeptos al Rock, cómo este se ha involucrado en las labores sociales, a propósito del contexto social de Soacha:

“Los asistentes se llevaron una visión muy distinta de lo que uno capta siendo seguidor de las bandas, o un músico que está iniciando un proyecto de Metal o de Rock. Me gustaría que esto se siga repitiendo, que fuera una constante, y que podamos invitar otros músicos aparte de aquellos que han hecho un trabajo destacado en el Rock dentro del municipio. La idea es que desde la Alcaldía se tomen decisiones de peso, porque es preferible tener a un muchacho con una guitarra, y no un muchacho robando a una persona, eso es fundamental. Hay que involucrar el Rock directamente con lo social, se debe hacer una línea invisible de todo lo que tenga que ver con Rock o con Metal, a fin de tener un fin social en donde nosotros le podamos colaborar a la madre cabeza de familia que no tiene para darle a sus hijos algo de comer, es en ese momento en donde las bandas empiezan a hacer labor social, donde realmente hacemos una diferencia con respecto a otros jóvenes que se dedican al Rap o a algún otro género musical”, expresó John López, Vocalista de Endark.

“Con eventos como este empezamos a dejar la duda entre la gente, de que en Soacha el Rock se está moviendo, de que hay algo. No se trata sólo de componer letras, también hay que actuar, y creo que estamos en esa construcción, por eso cuando nosotros nos hacemos valer como agentes sociales y ciudadanos, estamos generando mayor peso en el cambio social. Hay que ver hasta qué punto el Rock se convierte en una alternativa de ocupación para los jóvenes, en un contexto social como el nuestro, en Soacha se buscan ese tipo de alternativas, en aras de mostrar el Rock como una posibilidad para los jóvenes”, concluyó Diego Landinez, Bajista de Terminal War.