Al estilo de sectores tradicionales de Bogotá como Mandalay, Ciudad Montes, Modelia y otros cuantos que cada navidad son invadidos por luces, adornos y el mejor ambiente navideño, el barrio Satélite de Soacha adornó sus calles para incentivar el espíritu decembrino y motivar a los habitantes del municipio a recorrer los alumbrados de la ciudad.


Si bien es cierto el Satélite aún no cuenta con toda la logística para igualar a los mencionados barrios de la capital de la república, el espíritu de su Junta de Acción Comunal y la participación activa de la mayor parte de sus habitantes, permitieron que hoy sea el barrio mejor iluminado de Soacha. Fácilmente los habitantes que visiten el atractivo alumbrado navideño del parque central, pueden bajar sólo tres cuadras para observar el resultado del trabajo conjunto de esta comunidad.

Lo llamativo del Satélite es que dos personas fueron las que lideraron el alumbrado navideño y la transformación del barrio, ya que además de las luces, se pintaron los sardineles, se arregló el parque infantil y se decoraron los árboles ubicados en la zona verde del sector. Fueron ellos, don Bernabé Garavito, presidente de la Junta de Acción Comunal y Óscar Rodríguez, delegado ante Asojuntas, quienes lucharon hasta convencer a los habitantes de la importancia de participar en el desarrollo de las diferentes actividades programadas para el fin de año.

Al comienzo no fue fácil, cuenta don Bernabé, porque la gente estaba muy incrédula. “Algunos me dieron dos mil, otros cinco mil para comprar las luces y lo que se necesitara. Destinamos también un presupuesto de la Junta, porque la colaboración de la gente al principio fue muy poca. Sin embargo, cuando se empezaron a instalar luces, a decorar y a embellecer el barrio, las cosas cambiaron. Me comenzaron a llamar para apoyar la idea, hasta que logramos una ayuda importante en dinero, con el cual se pagó un contrato para el arreglo de los árboles, comenzamos a arreglar el parque infantil y los juegos, y trajimos un soldador para que arreglara lo que estaba roto, en fin, la gente se animó”, explicó el presidente de la JAC.

Entre tanto, Óscar Rodríguez, quiso darle identidad y pertenencia al barrio con el fin de convertirlo en atractivo turístico para quienes admiran las luces y el ambiente navideño.

“Los soachunos nos dedicamos cada diciembre a visitar Bogotá, entonces nació la idea de hacer un alumbrado diferente a todos, que invirtiéramos una plata de la Junta y pidiéramos colaboración a los vecinos. Así se hizo y aunque al comienzo fue difícil, al final nos colaboraron con lo que la conciencia de cada uno les permitió, el resto lo financiamos”, explicó.

Una vez se instalaron las luces, se decoró el parque, se podó el prado y se animó a la comunidad, se acordó hacer la inauguración del alumbrado, teniendo en cuenta que con el dinero recolectado por la misma junta, días previos a la temporada decembrina se hicieron arreglos a las vías del barrio.

“Lo bueno del Satélite es que no tenemos que estarle pidiendo a la administración porque ahí nos tocaría quedarnos quién sabe cuánto tiempo para que nos arreglen las vías. Nosotros hicimos reparcheo en varios sitios del barrio, ahorramos e invertimos en la misma comunidad, se instalaron siete reductores de velocidad, se pintaron los sardineles, se reconstruyó el parque infantil y se hizo lo del alumbrado público. Invertimos casi 8 millones de pesos que son prácticamente de la misma junta, sin ayuda de ninguna clase, ni política ni de la administración municipal”, enfatizó el delegado de la Junta.

Pero tanto esfuerzo merecía que se tradujera en algo visible para la comunidad. “Por iniciativa de Óscar nació la idea de hacer una inauguración. Fue así que el 7 de diciembre montamos una tarima en el parque, él consiguió un grupo vallenato y armamos la parranda, claro que estábamos escuchando la primera pieza cuando se nos vino el aguacero. La gente comenzó a retirarse pero nos trasladamos de inmediato al polideportivo y allá armamos la rumba hasta las 2 a.m.”, recordó don Bernabé.

Los dos líderes se salieron con las suyas, y más que arreglar y decorar el barrio, logaron recuperar la credibilidad y la confianza de la comunidad, que aunque estaba escéptica, terminó apoyando la iniciativa y colaborando para que el Satélite sea ejemplo de progreso, unión y esfuerzo.

Hoy las calles y casas de este barrio son un atractivo multicolor que revive la época y el espíritu navideño para los habitantes de Soacha.

El alumbrado permanecerá encendido hasta el puente de Reyes, claro que estos dos ‘Quijotes’ del liderazgo comunitario ya están pensando en reforzar la misión para la navidad del próximo año. “La idea es agregar más cosas para iniciar así un nuevo propósito de turismo en Soacha”, concluyó Óscar Rodríguez.