Colombia es considerada el cuarto mayor productor de vehículos en Latinoamérica, con ventas que alcanzaron las más de 320 mil unidades en el 2011, lo que significa un crecimiento del 27,8% frente a 2010. Este sector representa más del 6% del producto interno bruto (PIB) y genera cerca del 2,5% de la mano de obra que se produce.


La industria automotriz cuenta con cerca de 23 mil graduados, entre técnicos, tecnólogos y profesionales, con costos salariales competitivos dentro del mercado. Sin embargo, el crecimiento del sector y los acuerdos comerciales que el Gobierno Nacional adelanta, con diferentes países, requiere de capital humano altamente calificado; ésto ha motivado al SENA a crear en el país la primera Escuela Nacional de Instructores.

“Más que un reto es una gran oportunidad que tendrán inicialmente nuestros instructores y más adelante, por supuesto, los aprendices, porque se trata de un completo y único programa de formación con acreditación internacional”, dijo el subdirector del Centro de Tecnología del Transporte, José Ricardo Pérez, al anunciar la creación de Escuela que hará parte de la Red de Conocimiento Automotriz en el país.

El proyecto está respaldado por Sofasa Renault y el Ministerio de Educación de Francia; empezará a desarrollarse a finales de este año con 40 instructores pertenecientes a diez centros de formación de todo el país. “Ellos se certificarán internacionalmente y este título tiene una equivalencia a una maestría y, dependiendo del grado de preparación de cada uno, pueden incluso corresponder a un doctorado avalado en cualquier parte del mundo donde funciona la casa matriz Renault”, explicó Manuel Martins, del gobierno galo.

El convenio contempla la formación del idioma francés con nivel internacional B2 y el título dependerá del grado de formación de cada persona; por ejemplo si el instructor es ingeniero podrá aspirar a una maestría, pero si tiene una formación más avanzada aspirará incluso a un doctorado en Mecánica Automotriz.