Con éxito se realizó este fin de semana el II Festival Artístico y Cultural del Centro de Desarrollo Integral Juvenil (CDIJ), un evento en el que los jóvenes y adolescentes de este sector mostraron sus habilidades en el arte, la cultura e, incluso, el emprendimiento.


Diferentes manifestaciones artísticas y culturales se evidenciaron durante la jornada del pasado viernes en el Coliseo General Santander, escenario que fue el epicentro de la demostración del talento de las personas que hacen parte de este proyecto que se trabaja de manera conjunta entre la Administración Municipal, Unicef y la Fundación Escuelas de Paz, desde finales del año 2009.

“Hoy tuvimos la oportunidad de que los jóvenes y los adolescentes de la comuna cuatro pertenecientes al proyecto CDIJ presentaran las muestras artísticas y de emprendimiento que han trabajado a lo largo del año, a través de talleres artísticos, culturales y deportivos, en donde además se hizo una muestra del trabajo de emprendimiento juvenil que se ha realizado a lo largo de este tiempo. Respecto a esto último, fueron 40 iniciativas de personas que se capacitaron para hacer de ese sueño que les gusta, un emprendimiento que pueda tener un recurso económico para que sean sus propios jefes. De esas 40 se le otorgó capital semilla para 11, y además se les hizo un proceso de capacitación a fin de que manejaran su propio Plan de Negocio. Esto nos demuestra las capacidades, la fortaleza y cómo los jóvenes de Altos de Cazucá están vivos, alegres, trabajando y soñando”, explicó Amada Benavides, Presidenta de la Fundación Escuelas de Paz, operadora del CDIJ.

Los participantes

“La idea es llegar a mostrar lo que más nos gusta que es el grafiti, pues cuando uno es sometido por la vida debe aportar algo valioso para sí mismo, sus cosas y su casa. Por eso lo que hacemos es coger este arte para introducirlo con diferentes técnicas en variados artículos, especialmente los que pueda usar la gente, por ello escogimos fabricar estas prendas. Iniciamos con eso porque sabemos que la necesidad de la gente es mucha y hay bastantes cosas que esta necesita, como por ejemplo las camisetas. Puede haber mucha ropa y muchos diseñadores, pero si nosotros les damos la talla podemos ganarnos ese respeto y ese reconocimiento. En pocas palabras, lo que hacemos es profesionalizar nuestros trazos, los acabados, que todo sea agradable a la vista y le guste a los demás, pues si es bueno no debe decir mucho, ya que una imagen vale más que mil palabras”, explicó ‘Fabce’, uno de los participantes del festival que pertenece a la unidad de emprendimiento y quien exhibió una serie de camisetas decoradas a partir del arte del grafiti.

“Lo que hacemos es tomar el material reciclado para hacer arte, de esto ya tenemos flores en botellas plásticas, aretes, jarrones y alcancías, todo hecho con este material. Tenemos niños haciendo farolitos con carpetas que ya no utilizan, pero sin duda lo más importante es que desde que los hicos van al taller, no sólo hacen las cosas sino que se van llevando un pensamiento de reutilización para ir cuidando el medio ambiente a fin de que no voten más basura a la calle, ni llenen de basura las canecas, pues van a crear algo nuevo a partir de eso, entonces es una conciencia que se va creando”, agregó Nohra Guerrero, Educadora Comunitaria del CDIJ.

“Trabajo capacitando a los jóvenes en la práctica del fútbol, hace año y medio estoy vinculado a la fundación y la verdad ha sido un proceso muy bonito. Aunque ya llevo nueve años en el sector de Corinto, he logrado articular eso con lo hecho en Escuelas de Paz. Tenemos muchos chicos que están muy entusiasmados con el proceso, y vamos hacia adelante. Lo que queremos es no sólo que los muchachos vayan a recibir un taller, sino que también sean formados como personas, para que ellos dentro de cinco, seis o siete años, lleguen a ser futbolistas profesionales”, expresó Jackson Murillo, integrante del CDIJ.

Desde el 2009

“Con este evento estamos terminando la II fase, ha sido un proceso que se ha desarrollado en tres niveles, uno con jóvenes fortaleciendo sus capacidades individuales y de trabajo comunitario; otra que se hace con la Administración Pública, pues el proyecto hace parte de la Política Pública de Juventud de Soacha y es apoyado por tres secretarías: Educación, Desarrollo Social y Salud. El tercer proceso se hace con la comunidad, con los líderes y las organizaciones que trabajan en la zona, de tal forma que hay un trabajo integral para que se beneficied del desarrollo y las potencialidades de los adolescentes y jóvenes, que representan más de un 40% de la población en la comuna cuatro. A partir de ahora iniciamos la III fase, por lo queremos invitar a los adolescentes y jóvenes a que se inscriban, no sólo en los talleres artísticos, sino en los de emprendimiento”, concluyó Benavides.