Uno de los temas más importantes de análisis, debate, discusión y compromiso de muchos politiqueros en estas últimas décadas para nuestra ciudad ha sido el transporte y quizá Soacha es más conocida por propios y extraños por ese gran problema que, tal vez, por otro tipo de situaciones que de hecho le hacen más importante dentro del contexto social.


Desde ningún punto de vista podemos tapar la luz del sol con un solo dedo, en realidad podemos darnos cuenta que la ciudad día tras día va creciendo de forma significativa como producto de los diferentes programas de vivienda de interés social, así como las familias que han ingresado en una cantidad muy significante como producto del desplazamiento forzado.

Cuando acertadamente afirmamos que la ciudad va creciendo es de responsabilidad de las autoridades municipales, departamentales y nacionales al menos cubrir las necesidades de saneamiento básico como el agua, la luz eléctrica, el teléfono, el gas natural, la salud y los centros de educación primaria, secundaria y superior entre otros, pero de igual manera en el ámbito privado crecen los negocios como tiendas, supermercados, almacenes, cacharrerías y droguerías. Así mismo se debe aumentar el parque automotor del transporte público de pasajeros porque en el grado y medida del incremento de la población, de igual manera deben ser atendidas sus necesidades, situación que para nadie es desconocida y en los últimos años no ha sido ese el caso.

Por otra parte es importante anotar que nuestra ciudad, a pesar de ser considerada una de las ciudades más importantes del Departamento de Cundinamarca y ostentar una gran cantidad de industrias y un elevado número de negocios, no es autosostenible en materia de empleo, razón por la que se ha convertido en una ciudad dormitorio ya que nuestros familiares, amigos , vecinos y quizá nosotros mismos, tenemos que trasladarnos a la capital de la república con la finalidad de ejercer un trabajo y por ende permitir una vida diga para nuestra familia.

Algo muy similar sucede con nuestra juventud, que al igual que las amas de casa, los trabajadores y los oficinistas, sean ellos de tipo privado o público y a falta de tener un trabajo en Soacha, por obligación tienen que dirigirse a Bogotá; igual sucede con la gran cantidad de jóvenes que por necesidad de igual manera deben trasladarse a los centros de educación superior como las universidades, institutos superiores que, tanto privados como del Estado, se encuentran instalados en la capital de la república con el agravante que una gran mayoría de estos jóvenes estudia en la jornada nocturna y mientras más tarde, más difícil se pone la situación de poder transportarse dignamente.

El transporte público de pasajeros por carretera regulado por el Código Nacional de Tránsito, Ley 769 de 2002 y la NUEVA REFORMA LEY 1383 DE MARZO 16 de 2010, es un servicio organizado por empresas de este tipo de carácter privado organizado en nuestro municipio, con la finalidad de atender la demanda de transporte para sus habitantes, es decir, que la razón de existir del servicio o la empresa como tal son los ciudadanos, brindando el mejor servicio de transporte de acuerdo a las disposiciones legales vigentes y en las mejores condiciones para sus usuarios, situación que como nos podemos dar cuenta, todos los días no se cumple en lo más mínimo, razón por la que existe el descontento por parte de toda la ciudadanía.

Galo de Jesús

galodejesusherrera@hotmail.com