En la tarde del miércoles y en medio de una balacera cerca del Club El Nogal de Bogotá, un patrullero fue asesinado.

Las autoridades capturaron a un hombre de 28 años, de nacionalidad venezolana; lo señalan de disparar contra los uniformados y quien haría parte de una banda organizada dedicada al robo a mano arma y en motocicleta en la capital del país.

Uno de los uniformados que acompañaba al policía asesinado, aseguró que al estar patrullando por ese sector de Bogotá, vieron dos sujetos en una moto, “iban en una motocicleta negra con una maleta de Rappi y les pedimos que se orillaran.  Le hicimos la requisa y todo normal, en el bolso de Rappi le requisé, todo bien, pero tenía un bolsillito en la parte de atrás donde llevaban dos armas de fuego. Al verse descubiertos, nos atacaron. Sacaron las pistolas y nos empezaron a disparar«, aseguró el policía.   

Los presuntos delincuentes cogieron por sorpresa a los agentes cuando les dispararon; Caro quedó herido de muerte, uno de los sujetos murió y el otro quedó herido e intentó huir.  

El patrullero que iba con Cano siguió al sujeto herido, se sumó otro agente que estaba en la zona, y finalmente lo capturaron.

Al verificar, se trata de Wilkerson Slyke Hernández, un hombre de nacionalidad venezolana y con 28 años de edad.  

La misma alcaldesa Claudia López confirmó que los dos sujetos implicados, el muerto y el capturado, son ciudadanos venezolanos.

Las cifras que maneja el Distrito indican que en 2018 fueron detenidos cerca de 2.800 venezolanos cometiendo delitos. En 2019, la cifra pasó a 4.800, y en 2020 estuvo por el orden de los 4.000.