Un deslizamiento de tierra que comenzó anoche amenaza la tranquilidad de decenas de familias residentes en El Arroyo y Villa Esperanza ‘El Barreno, pues no sólo la montaña se está cayendo sino que la tierra podría caer y sepultar las casas que se encuentran en la parte baja del barranco.


pp-108.jpg

Aunque afortunadamente no hay damnificados y tampoco viviendas derrumbadas; la velocidad, la frecuencia y la cantidad con que cae la tierra mantienen el temor de los habitantes y las alarmas encendidas entre las autoridades, dado el inminente riesgo en que se encuentran quienes viven en El Arroyo y El Barreno.

“Hemos venido con funcionarios de las secretarías de Planeación y de Gobierno a mirar y verificar con nuestros propios ojos la emergencia que se ha presentado. Hay un movimiento constante, un deslizamiento de la montaña que se está presentando, por fortuna el sector estaba completamente despejado y no había viviendas ni personas que se hubieran podido ver afectadas, pues lo que observamos es que ya se había advertido del peligro y la comunidad había desalojado oportunamente. En este momento vemos cómo la vía se está angostando y el acceso hacia El Arroyo desde Villa Sandra se ha reducido, por lo tanto las construcciones aledañas se están viendo afectadas. Había una proyección anticipada de que esto iba a ocurrir, tenemos una muestra cartográfica que nos indica el grado de la emergencia, lo que ya se ha afectado y lo que puede llegar a afectarse”, explicó el Alcalde Juan Carlos Nemocón.

Según informó Nemocón, lo que sucedió en la noche anterior estaba advertido, y por eso se pudo evitar que la emergencia se viera reflejada en hechos más graves. El Alcalde también resaltó que ya se convocó al personal de Ingeominas, a fin de que en la tarde de hoy hiciera presencia en el sitio del desastre para poder dar un concepto técnico profundo del riesgo que se está presentando. Por otra parte se activó el CLOPAD, que desde las 4pm fue convocado para evaluar la situación y tomar las decisiones correspondientes en cuanto a mitigación de la situación.

“Nosotros sentimos que la casa se mueve, la puerta ya no cierra, necesitamos irnos de allá porque estamos a escasos 2 mts de la zona que se está derrumbando, y la casa ya presenta averías en varias partes. Es urgente que se implemente un plan de emergencia porque la tierra se está moviendo con mucha frecuencia”, manifestó Luz Ángela Montes, habitante de El Arroyo.

“Si la montaña rueda aquí arriba, abajo repercute. El problema es grave, hace tres años pasó lo mismo, nos piden que nos vayamos y nos dicen que nos van a reubicar, pero hasta el momento nada se ha concretado, y ahora que se presenta una nueva emergencia la verdad no sabemos qué hacer, lo único cierto es que el riesgo es inminente”, agregó Pedro Forero, residente de El Barreno.

“Tenemos mucho miedo porque la tierra se está moviendo demasiado, y nosotros estamos muy cerca del barranco, nos aterra pensar que en cualquier momento podamos caernos al abismo y terminemos sepultados”, expresó Juan Vargas, vecino de El Arroyo.

Se espera que para mañana se presente un informe de lo concluido en la reunión del CLOPAD, para conocer cuáles serán las medidas a tomar y el procedimiento a seguir en El Arroyo y El Barreno. Por ahora se sabe que en Villa Esperanza ya se dio una orden para que se abandonen las viviendas, pues al cabo de unas 10 o 12 horas los movimientos de la parte alta empiezan a repercutir en la parte baja, por lo que quienes están abajo se encuentran en un riesgo superior.