Como parte de un acto simbólico para incentivar a los niños que se encontraban desescolarizados y que este año ingresaron al sistema educativo, una reconocida empresa de morrales entregó ayer 80 de estos a igual número de menores vulnerables.


incendio-soacha-1.jpgSegún el secretario de Desarrollo Social de Cundinamarca, Wilson Villegas, fue un acto simbólico debido a que la verdadera importancia está dirigida a incentivar a los menores para que permanezcan estudiando. “La esencia está en que podemos decir que el departamento apoya a todos los niños provenientes de familias con extrema pobreza para que puedan ir a estudiar; contamos con la capacidad institucional de recibirlos y las condiciones para hacerlo.

Tanto el departamento como el municipio están jugados en que si es por uniformes, transporte, útiles o cualquier otra dificultad, debemos eliminar esas barreras y garantizar que los niños vayan y permanezcan en el colegio. Entonces el centro de atención aquí es lograr una corresponsabilidad entre familia y Estado para garantizar que los menores que no estén asistiendo a los centros educativos lo hagan, que nosotros estamos dispuestos a apoyarlos, inclusive hasta en la parte nutricional con los refrigerios reforzados”, explicó el funcionario.

Por su parte la Secretaria para el Desarrollo Social de Soacha, Grecia Pérez, destacó el trabajo que desempeñó la red Juntos en la consecución de datos y las visitas a las familias para identificar a los menores que no estaban estudiando el año pasado, pero que gracias al convenio este 2010 sí se encuentran dentro del sistema educativo del municipio.

La funcionaria exaltó el acuerdo entre la Alcaldía, Acción Social y la empresa privada, con el apoyo de JUNTOS, y dijo que la idea era ofrecer una herramienta a los niños y motivarlos para que vuelvan y permanezcan en el colegio.

Alba Lucía Gutiérrez, coordinadora local de la Red Juntos, explicó que el evento estuvo direccionado a cumplir con una de las dimensiones más importantes de la estrategia, es decir, el acceso a la educación de los menores vulnerables. “Los padres de familia hacen un esfuerzo importante en compañía de nuestros cogestores, quienes guían, orientan y direccionan este proceso”.

Para garantizar la continuidad de los niños en el sistema educativo, se tendrán en cuenta las fuentes de verificación como el registro de matrícula de los colegios y el seguimiento permanente a través de visitas que hacen los cogestores en el cumplimiento del logro de la variable de la dimensión de educación.