Desde hace más de un año, una empresa de un colombiano y un keniata trabaja en el país para ayudar a las víctimas de la violencia que están regresando a sus tierras, y a comunidades en condición de pobreza.


A través del turismo están dándoles a estas personas una actividad para que tengan ingresos adicionales y además siembran árboles para compensar su huella de carbono.

Juan Paredes, el colombiano, y Julian Carnall, el keniata, estudiaron Hotelería y Turismo en la Swiss Hotel Management School (Shms), en Suiza, y ejercieron su profesión en varios hoteles de lujo de países europeos y Emiratos Árabes Unidos. En 2009 estos compañeros de clase crearon una empresa de turismo responsable en Sri Lanka, país que ese mismo año finalizó una guerra civil de cerca de dos décadas que dejó miles de víctimas. A través de esa actividad empezaron a ayudar a niños de escuelas en el país asiático, y a llevar cientos de turistas extranjeros a lugares desconocidos para muchos.

Al año siguiente, llevaron el mismo proyecto a Camboya, un lugar en el que, aunque no hay un conflicto reciente, la invasión vietnamita dejó en la pobreza a la población.

“Mi idea siempre fue venirme para Colombia. Los tres son países muy parecidos socialmente y la experiencia que adquirimos en Asia nos sirvió mucho cuando llegamos a finales de 2011”, afirmó Paredes.

El proyecto en Colombia

Aunque el nombre de la empresa en los otros países es Large Minority, en Colombia lo cambiaron por More Local. Aquí empezaron a trabajar con las comunidades Ticuna y Huitoto de San Juan de Socó, Amazonas, quienes comparten experiencias con los turistas llegados de varios lugares del territorio nacional y del extranjero.

“En Colombia, un porcentaje de lo que pagan los viajeros es automáticamente destinado al desarrollo de un programa social ‘Viaja ConSentido’ en San Juan de Socó en el Amazonas colombiano, al igual que a un proyecto de reforestación en Antioquia y Nariño”, dijo Paredes.

Según relata, lo que hicieron fue buscar rutas y destinos en los que no estuviera ninguna agencia de viajes, y allí crearon la infraestructura y capacitaron a la personas para darle a conocer a los turistas cuáles son sus costumbres.

Pero no solo están en el Amazonas. Desde que llegaron empezaron también a trabajar con personas en lugares del altiplano cundiboyacense, en los municipios de Ráquira, Villa de Leyva y Guasca, además de proyectos en el Eje Cafetero.

Alieth Ortiz es artesana y directora de Tejidos Artesanales de Villa de Leyva, una organización que con More Local diseñó el proyecto La Ruta de la Lana. Con este, se les muestra a los turistas cómo se hace todo el proceso para obtener las prendas hechas con la materia prima, desde esquilar a la oveja, hasta hilar y tejer los productos. Hoy en día 12 mujeres hacen parte de la iniciativa en diferentes veredas de la región para mostrarles a estas personas cómo es su vida diaria.

“Gracias al La Ruta de la Lana hemos podido trabajar en evitar la extinción de algunas especies de ovejas en la zona, que están en peligro por ataques de los perros. More Local nos ha ayudado con más ovejas, sillas nuevas, mesas hechas en el campo con las que se pueden hacer telares y parte del vestuario que usamos, como faldas campesinas”, dijo Ortiz.

Según relató la líder de la comunidad, aunque en algún tiempo decidieron dejar de recibir turistas porque muchos de ellos se burlaban de sus costumbres, con esta empresa que tiene apropiados principios de sostenibilidad están muy conformes. Estas personas llegan queriendo conocer la comunidad y cómo se desarrolla su día a día.

La siembra de árboles

Uno de los componentes importantes de More Local, además del social, es el ambiental. Con un trabajo conjunto con la organización ConTREEbute, realizan la medición de la huella de carbono de su operación y de cada uno de sus turistas. Con la ayuda de niños y personas en las comunidades campesinas e indígenas donde trabajan, realizan jornadas en las que siembran árboles en compañía de los viajeros.

“En lo que va corrido el proyecto, ya se han plantado cerca de 200 árboles en Colombia. El número de árboles por turista depende del tiempo de viaje y no incluimos los tiquetes aéreos. Sin embargo, en los otros países ya tenemos cifras más altas”, señaló el gerente de More Local. En Sri Lanka, donde empezaron, ya van 700, y en Camboya 350.

Los planes que tienen

More Local tiene paquetes para varios tipos de turistas. Por el lado del amazonas, estos incluyen viajes río abajo en canoas, en las que se pueden observar delfines rosados y aprender a pescar pirañas. Luego se camina selva adentro en la compañía de indígenas del lugar, quienes hablan sobre las aves exóticas del lugar y enseñan sobre los poderes de la tierra del lugar. Con este plan, que dura cuatro días, se hace una siembra de cuatro árboles.

En el paseo del altiplano cundiboyacense, se visita Ráquira para aprender técnicas artesanales de mano. Luego en Villa de Leyva se hace tejido de prendas con lana. También van a jugar tejo y tomar cerveza. Finalmente viajan a una finca en Guasca donde pueden probar frutas y verduras orgánicas.

Dentro de sus cifras de ventas, el 73% son a extranjeros. Vienen de países como Reino Unido, República Checa, Japón y Australia.

La firma también prepara planes santafereños

Según Juan Paredes, gerente de More Local, firmaron un contrato con Urban Adventures para llevar a los turistas extranjeros a vivir experiencias en Bogotá y rescatar las viejas costumbres santafereñas. Por eso dentro de los planes incluyeron partidas de tejo, comidas típicas de la ciudad, visita a lugares tradicionales para tomar chocolate santafereño e incluso un tour de reciclaje con el fin de mostrar cómo está la ciudad en este aspecto. “A través de todo esto, apoyamos a negocios un poco más pequeños que no están tan acostumbrados a recibir turistas”, afirmó Paredes. Además señaló que empezarán a apuntarle al turismo corporativo.

Fuente: Camilo Giraldo Gallo
[email protected]