En una discoteca de la localidad de Chapinero, las autoridades encontraron 35 personas bailando y tomando en pleno toque de queda.

Lo que dice la Alcaldía de Chapinero es que un gestor de convivencia escuchó ruido y bullicio dentro de un establecimiento y detectó la fiesta. Inmediatamente entró y empezó a grabar, pero algunos asistentes salieron del lugar al darse cuenta que se trataba de un funcionario público.

«Hemos encontrado las famosas fiestas clandestinas, más de 35 personas departiendo e incumpliendo los protocolos de bioseguridad«, dijo el alcalde local de Chapinero, Óscar Ramos.

El mandatario local hizo un llamado para que las personas no asistan a este tipo de eventos donde se presentan aglomeraciones.  “Exponen sus vidas y las de sus familias en este tercer pico que estamos viviendo por la pandemia. Este establecimiento se va a una suspensión de acuerdo al Código de Policía”, sostuvo.

Los asistentes fueron sancionados y el propietario deberá pagar una multa tipo 4 (equivalente a un millón de pesos). En caso que vuelva a reincidir o se presente la misma situación, el local será cerrado por tres meses y si es por el mismo motivo, se le pedirá a la inspección de Policía la suspensión definitiva del establecimiento.